En Defensa de la Poesía:

Dante (detalle), Domenico di Michelino, Florencia 1465

Dante (detalle), Domenico di Michelino, Florencia 1465

 

En Defensa de la Poesía:

¿Puede nuestro pensamiento expresar una verdad absoluta, o es siempre solo una aproximación a la realidad?

R.F.M. 5/2014

En La Republica (circa 380 aEC), los diálogos de Platón (428-347 aEC) definen el valor de la literatura didáctica, sobre todo el valor teológico y la retórica, mientras al mismo tiempo citan que “hay una vieja disputa entre la filosofía y la poesía” (República, Libro V, 607b5-6).

Por el uso de metáforas, la dialéctica socrática de Platon presume que la poesía sólo sea un camuflaje[*] que suprima la verdad de nuestra realidad, por lo tanto la poesía sea incapaz de transmitir verdades divinas. Esta interpretación se extiende a las tradiciones grecolatinas europeas y persiste dicotomizada en contraste con el desarrollo de la literatura religiosa medieval del occidente—paradójicamente, empero, el dominante arraigamiento de la simbología religiosa. Es a partir del siglo trece y catorce que los grandes pensadores italianos Dante Alighiere (1265-1321), Francesco Petrarca (1304-1374 ) y Giovanni Boccaccio (1313-1375 ) inician una concepción humanizadora del mundo. Ellos se identifican con una síntesis de la filosofía platónica mediante la cual las metáforas en la poesía se afirman desde ahora en terminos positivos. Aunque ellos estaban siempre conmovidos por el legado de la antigüedad; también se preocupaban de desarrollar nuevas tendencias literarias que se desprendiésen de la tradición. Esta época llegará a conocerse como el Renacimiento[**]: El comienzo de la era de la literatura moderna a través de la exaltación metafísica de la poesía.

En el De vulgari eloquentia (circa 1302), Dante elabora un análisis de todos los estilos y registros lingüísticos, aunque al final solo llega a abordar el estilo sublime o trágico. Esta labor se centra en la obra de la Escuela siciliana y la de los Estilnovistas sobre el tema amoroso. Dante reconoce que la poesía también pueda trasmitir verdades divinas, esto es, que además de resultar placentera, las expresiónes alegóricas, sobre pasiones humanas, son útiles, didácticamente hablando.

También Petrarca, en la Carta X, 4 de Le Familiari (1349) aborda la cuestión de la alegoría como clave interpretativa de la poesía en la Edad Media; para ello, establece el uso de la alegoría como la principal semejanza entre el estilo teológico y el poético. En este sentido, en su opinión, el origen de la poesía está en un uso especial del lenguaje para apelar a lo divino.

Luego, al lado de la atención biográfica que presta al poeta Dante, Boccaccio expone una defensa rigurosa de la poesía y se sitúa además en la tradición interpretativa tanto de los textos profanos, como de los sagrados, persiguiendo en ambos un segundo nivel de significación.

En su alegato por la poesía, Boccaccio exalta el servicio que esta presta con su poder. Su tratado en latín titulado Genealogiae deorum gentilium libri–completado en 1360, y enmendado hasta su muerte en 1374–, es una especie de manual para poetas y lectores de poesía que resultaría importante como transmisora de la mitología clásica de la Edad Media al Renacimiento. Su singular defensa de la poesía se basa en distintos principios. Su universalidad, su antigüedad, el respeto que siempre ha concitado entre los poderosos, su origen divino que la apartaría de cosas terrenales, etc. . ., se sintetizan en la idea de que la poesía concita tres aspectos esenciales: la verdad, la ficcionalidad y la belleza. Por lo demás, las condiciones indispensables a la hora de la creación literaria: la disciplina, el estudio y el trabajo del poeta, no obstan al orígen divino, o a la revelación de lo que es sublime. Boccaccio intenta así demostrar que cuando se interpretan alegoricamente los textos seculares, estos también pueden reflejar una verdad tanto moral como religiosa.

R.F.M. – New York City, Abril 28, 2014

[*]Nota: El término “camuflaje”--enmascaramiento de la naturaleza--, el cual se utiliza en La República, Libros II, III y X por Platón (circa 380 AEC), difiere del término "mimetismo" del griego mimēsis--en el sentido de una imitación laudable--que se utiliza por primera vez en 1550.

[**] Wikipedia: ‘El Renacimiento' es una palabra francesa acuñada por el historiador francés Jules Michelet y diseminada por el historiador suizo Jacob Burckhardt en el siglo 19. Este nombre se ha utilizado históricamente en contraste con 'la Edad Oscura', cuyo término acuñara Petrarca para referirse a lo que ahora llamamos 'la Edad Media.'

Anuncios

Etiquetas:

2 comentarios to “En Defensa de la Poesía:”

  1. Ricardo Morin Says:

    Reblogueó esto en Observaciones Sobre La Naturaleza de Percepción.

  2. Marco Morin Says:

    Podemos ejercitar nuestra percepción humana utilizando a la poesía como herramienta infalible para tal fin. Dependiendo de nuestra sensibilidad sus camuflajes no serán factor de incomprención, sólo la tornarán más fascinante aún.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: