Exorcismo Castro-Chavista

febrero 13, 2020

No tenemos duda que la justicia le vendrá a Donald John Trump después de terminar su presidencia, cuando haya finalmente perdido la inmunidad partidista que le han brindado los Republicanos en control del senado de los Estados Unidos de America.

Si en la confluencia de una absolución partidista, Trump aproveche supuestamente hacerse reelecto presidente al ganar puntos entre votantes latinos, mediante su apoyo al presidente encargado de la nación venezolana, tal cosa, por muy significante que sea, no le prestará ninguna prestancia, o virtud. Todo lo contrario es tan solo el mismo reflejo del oportunismo que lo caracteriza y que no es de fiarse por nadie con buen sentido. El destino y la historia se encargarán de verlo sin ambajes bajo el único cristal que merece como el presidente americano más elusivo a la justicia de la nación más poderosa en el mundo, pero cuya existencia será probablemente tronchada por causas naturales, o por el mismo peso de sus excesos.

La ignorancia de la verdad es el instrumento ciego de su propia destrucción: A través de la ambición y la intriga, el abuso de la credulidad y la trampa de la inexperiencia de personas ajenas a todo conocimiento político, económico o civil, el ignorante tirano así como el mismo tiranizado adoptan como realidades aquellas que son pura ilusión …

Hoy tenemos comentaristas como el Sr Carlos Acosta de EVTV en Miami, quien lejos de ayudar a la causa libertaria venezolana, se enfoca en Twitteriteros sin nombres, como si tuviesen relevancia alguna. Es harto conocido que la aplicación Twitter es solo un medio de elocución propagandístico, donde la mayoría de las opiniones cibernautas, citadas sin especificidad ni origen, me consta, venían de días anteriores a la elocución a la Unión de Estado, y mucho antes de la entrevista de Juan Guaidó en La Casa Blanca. Comentaristas mediáticos de bajo calibre reflejan entonces su propio oportunismo llamando la atención sobre pequeñeces, divergencias que por ser extemporáneas y sin razón de ser, deben ser desdeñadas al no ser abordadas con entereza.

Mucho más relevante son los políticos Republicanos y Demócratas, conjuntamente con la inmadurez y demagogia de la oposición venezolana con respecto a la injerencia cubana, permitiendo el arraigo por los últimos 21 años de una simbiosis de totalitarismo Castro- Chavista: Ambas posiciones fueron permisibles y tan cómplices como deplorables.

Como ciudadano americano-venezolano consciente de la responsabilidad por mi nación natal, le escribí a cada uno de los presidentes americanos que fueron alcahuetes del Castro-Chavismo durante las últimas décadas. De ellos respondió sólo Obama, quien escribió sobre el esfuerzo del mismo pueblo venezolano, aún cuando era cautivo de un régimen usurpado por Cuba, mientras el régimen de Obama al igual que regímenes anteriores habían colaborado en el sustento de la injerencia rusa en los países de Cuba, Venezuela, Nicaragua, Ecuador, Bolivia y Argentina.

Traducción de la carta de Barack Obama:

“Estimado Sr. Morin:

Gracias por escribir. Mi administración continúa profundamente preocupada por los eventos en curso en Venezuela, y agradezco saber de usted.

*Las instituciones democráticas* de Venezuela están fallando en proteger a las personas con puntos de vista alternativos al permitir la detención de los líderes de la oposición y la expulsión de un funcionario de la oposición del cargo electo. El enfoque del gobierno venezolano debe ser involucrar al pueblo venezolano *en un diálogo real y abordar sus quejas legítimas*. He pedido la liberación de los manifestantes detenidos, un paso necesario hacia la paz y el progreso.

Si bien seguimos explorando todas las opciones para enfrentar la situación en Venezuela, nuestro enfoque inmediato es apoyar cualquier esfuerzo de mediación que genere un *diálogo honesto entre el gobierno venezolano y la oposición*. Todas las partes tienen la obligación de trabajar juntas para contener la violencia y restaurar la calma. Con nuestros socios internacionales, Estados Unidos continúa analizando qué más podemos hacer para respaldar ese esfuerzo.

Estados Unidos tiene fuertes lazos históricos y culturales con el pueblo venezolano, y seguimos comprometidos con nuestra relación con ellos. Sus libertades fundamentales y sus derechos humanos universales deben ser protegidos y respetados.

Nuevamente, gracias por compartir sus pensamientos.

Sinceramente,

(Firma ilegible de)

Barack Obama.”

Esta misiva de la Casa Blanca fue enviada el 7 de mayo de 2014 a través de mi dirección de correo electrónico personal.

Mi respuesta en la misma fecha:

“Honorable Presidente Barack Obama:

Gracias por su amable y generosa respuesta.

Lo que no se admite en su respuesta es que Estados Unidos tiene importantes compromisos económicos que impiden intervenir en Venezuela, y que en efecto, si Estados Unidos eliminara a un dictador que es ilegítimo, todos los contratos estadounidenses quedarían nulos y vacíos, agravando en consecuencia una economía estadounidense ya comprometida.

Una dependencia estadounidense del petróleo es la base de este dilema y sus consecuencias no deseadas. Sin embargo, un país como Venezuela que se encuentra en un estado de caos puede no ser capaz de satisfacer ni las demandas estadounidenses ni las de su propio pueblo. En última instancia, la seguridad económica estadounidense, así como la estabilidad de la región, pueden depender de que Estados Unidos sea más firme en su resuelvo de intervenir y extraer la injerencia cubana sobre Venezuela.

Sinceramente de Ud,

Ricardo F Morin”

Hoy en día vemos a los mismos españoles luchando en contra del Castro-chavismo exportado a España. Y gracias al buen sentido de la oposición española vemos los esfuerzos por desvestir esta indigna farsa del presidente de España permitiendo la influencia del Castro-Chavismo en Europa.

Las cuatro libertades universales están siendo defendidas por el resto de los países democráticos del mundo en contra de todo aquel gobierno que abuse de los derechos humanos como hacen los cubanos en Venezuela: Es nuestra lucha en nombre de la libertad de expresión, libertad de creencia, libertad del miedo y la libertad de la necesidad.

Escribiendo Por Twitter:

@DiazCanelCuba Los líderes demócratas mundiales defienden las 4 libertades contra el abuso d derechos humanos x parte d Cuba: La lucha solemne a nombre d la libertad d expresión, la libertad d creencia, la libertad d miedo y la libertad d necesidad!

Oímos todavía comentaristas venezolanos como Gladys Rodriguez, quien fungiera en la cadena televisiva del gobierno venezolano, Globovision , mientras era controlada por los testaferros del régimen de Hugo Chávez y luego Nicolás Maduro hasta que ella se cansara de estar presta a hostigar a los venezolanos ultrajados por la tiranía Castro-Chavista.

No podemos evitar observar que el mismo análisis de dicha critica se haya manipulado tanto por la inteligencia y contra-inteligencia Castro-Chavista, así como por la MUD y los Bolichicos oligarcas venezolanos de todos los tiempos, recriminándoles a los venezolanos por qué quejarse ante la desinformación de la tiranía Castro-Chavista. Tal parece aún más bizarro que de hecho según el parecer de esta periodista Gladys Rodriguez, cualquier investigación sobre un estado de desinformación sea sujeto mejor a un juicio inmaduro sobre sutilezas que deban ser desglosadas de manera “positiva”, y que se use dicha disposición como otro slogan propagandístico sobre “la crítica negativa o destructiva” a forma de repudio del buen sentido de investigación, cuando existen múltiples razones para cuestionar la integridad de todos los participantes de la cultura venezolana: una cultura bastante dada al culto de símbolos fatuos, a la superstición, y a los caudillos de poder.

Lo que sucede en Venezuela es un proceso exorcisante activamente evolutivo para eliminar los excesos de ingenuidad e inmadurez tanto de su pueblo como de sus dirigentes. No está de más que haya escepticismo; no está de más que se deje de creer en la buena voluntad de los políticos; no está de más que se deje de creer en la pomposidad de rituales a cualquier nivel.

Muchas de las entidades gubernamentales que juegan el mundo geopolítico de hoy, también fueron cómplices del movimiento comunista castrista, las mismas entidades, que luego se vuelven para apoyar a Juan Guaidó como presidente a cargo de Venezuela. Sin embargo, mientras la tiranía y la usurpación cubanas persistan en Venezuela, los gestos que afirman ser tan respetables son simplemente el producto del oportunismo …

¿Hasta qué punto se puede lograr desterrar los conceptos erróneos observando opiniones frágiles? El presente nos exhorta a pedir la inteligencia de la compasión, la sinceridad, el respeto y el reconocimiento de los diversos esfuerzos de las personas para comprender su sufrimiento a manos de la tiranía.

La posibilidad de una unión solo puede basarse en el respeto a la diversidad intelectual, y no en pensar de la misma manera. Siempre habrá suficiente espacio abierto en un país, donde reine la libertad del individuo y todos dejemos de pensar en la ley del embudo de los sistemas despóticos. ¿Qué valor pueden tener reformadores y comentaristas, cuando proponen dejar una tiranía para entrar en otra forma de tiranía?

La Cura para el COVID-19

marzo 24, 2020

¿Por qué los epidemiólogos se niegan a arriesgarse a probar tratamientos ya aprobados para otras enfermedades con el COVID-19, lo cuales están ampliamente disponibles, si nos encontramos en un estado de emergencia global que lo requiere, a causa del presagio de tantos millones de muertes a pocos pasos?

Es cierto que uno de nuestros principales desafíos hoy en día es el hecho de que existe mucha información errónea en todos los niveles, ya sea por parte de los políticos que compiten por nuestra atención o por epidemiólogos burocráticos, incluido el Dr. Anthony Fauci, quienes se preocupan principalmente por ser políticamente correctos a expensas de disminuir las posibilidades exigidas por un estado de emergencia, que evidentemente implica millones de vidas en riesgo.

Más importante aún, existe un estado de falta de preparación, sin las medidas adecuadas para la prueba o la contención del virus, con kits insuficientes para evaluar a todos y sin suficientes ventiladores para las personas más vulnerables, que son y serán afectadas por el virus en una ola pandémica deslumbrante.

Con el ánimo de traer esperanza, y deseando compartir nuevos hallazgos, después de consultar con mi médico especialista en enfermedades infecciosas, ahora puedo hablar cuidadosa y adecuadamente con todos mis amigos y familiares sobre el tratamiento del coronavirus Covid19, en base a lo que he aprendido de mi médico y una supervivencia de 35 años por el virus del VIH.

Puede valer la pena considerar los siguientes tratamientos ya aprobados para otras enfermedades si alguien ya es sintomático con la infección del Coronavirus y se encuentra sin ninguna otra opción para sobrevivir.

Aunque hasta cierto punto especulativo y anecdótico, pueda ser posible utilizar el remedio creado originalmente para tratar la malaria, en una dosis de 200 mg de Plaquenil (Hydroxychloroquine) en combinación con el antibiótico Zithromax 500 mg. Ello sería una medida considerablemente mejor para muchas personas vulnerables que sucumbir a una muerte segura sin ningún otro recurso.

Sin embargo, * Planequil * sigue siendo un medicamento experimental, que ha tenido resultados exitosos en algunos pocos pacientes con el coronavirus, y su aplicación no se adhiere al rigor establecido por la FDA para proteger al consumidor de un posible grave riesgo, involucrándose un tratamientos no previamente examinado: como aquellos que se estudian ampliamente bajo el proceso doble ciego y otros procesos de analysis estadísticos extensivos de laboratorio para una enfermedad específica.

Es vital en el caso del Hydroxychloroquine el monitoreo de las condiciones cardiovasculares y la presión arterial, ya que se sabe que puede aumentar la presión arterial de manera bastante peligrosa; es decir: especialmente para pacientes que ya tienen una enfermedad cardiovascular y que, si no mueren por el coronavirus, aún pueden correr el riesgo de morir por un derrame cerebral o un ataque cardíaco repentino.

Existen otros tratamientos disponibles diseñados como antivirales contra el VIH. Pero la misma precaución para el uso de Planequil es aplicable al uso de antirretrovirales. Sin embargo, los tratamientos antivirales contra el VIH se consideran beneficiosos porque están destinados a proteger el sistema inmunitario y, sobre todo, a proteger contra las enfermedades que causan restricciones respiratorias, que es el común denominador con respecto al coronavirus o COVID-19.

Entre los antirretrovirales que se están empleando como tratamiento breve contra el coronavirus, los médicos de enfermedades infecciosas ahora consideran Kaletra (Lopinavir / Ritonavir) en combinación con Zithromax como un tratamiento viable. Pero hay que tener en cuenta Los efectos secundarios de Kaletra que son a seguir:

Náuseas, cambios en los lípidos (grasa en la sangre) que deben controlarse de forma rutinaria, lipodistrofia (acumulación de grasa), enfermedades cardíacas—al igual que con el Planequil—y diarrea. La diarrea puede ser grave y debe tratarse mediante hidratación, una dieta adecuada, suplementos dietéticos y reguladores nutricionales.

También el antiviral para el Ébola llamado Remdesivir desarrollado por Gilead Sciences se consideró una respuesta hasta hace un par de días, cuando se suspendió su acceso debido a la abrumadora demanda en todo el mundo.
Todos los estadounidenses deben saber que Gilead Sciences ha recibido enormes beneficios de nuestro gobierno, que GS aún no ha pagado, a pesar de sus onerosos márgenes de beneficio. Como resultado, todos deberíamos ser activos en exigir que éste medicamento esté disponible para todos los estadounidenses que lo necesiten, incluso si sus efectos secundarios no se conozcan adecuadamente.

Además, y debido al estado de emergencia, el uso experimental en humanos con la VACUNA codvid19, descubierta por el instituto Pasteur de San Diego hace dos meses, ya se ha probado en humanos desde hace 8 días, superando los protocolos de animales y estudios comparativos. . Deberíamos pedir a nuestros representantes que la vacuna esté ampliamente disponible para todos.

En todos estos casos, debemos medir si el riesgo de efectos colaterales debería ser de menor importancia que el beneficio de sobrevivir a esta ola pandémica.

Anexo:

“Los tratamientos existentes para otras enfermedades no son necesariamente elecciones arbitrarias, incluso si se implican ciertos riesgos colaterales. Ya sabemos que nada en la ciencia es 100% concluyente, y que la experimentación es parte integrante de los rigores hermenéuticos de las ciencias. ¿No es cierto que muchos descubrimientos se basan en la intuición dentro de un proceso de exclusión al enfocarse en la misma sintomatología existente en otras enfermedades?

Lo que sabemos, por ejemplo, del tratamiento de la malaria (Plaquenil), o de los tratamientos contra el VIH (antirretrovirales como Kaletra), o del tratamiento del ébola (Remdesivir) es que los medicamentos existentes para dichas enfermedades pueden apuntar a denominadores comunes que coinciden con el COVID- 19 virus, por lo que no es tan descabellado experimentar con estos medicamentos; por ejemplo, porque estos medicamentos junto con antibióticos de amplio espectro para combatir infecciones bacterianas concomitantes pueden ayudarnos a atacar las restricciones respiratorias como la neumonía causadas por el Covid-19. Y la pregunta a considerar es si podemos permitirnos perder tantos millones de vidas mientras esperamos una extensa investigación protocolar.

Contrariamente a proponer la automedicación, o no monitorear la condición de salud de uno con un médico o un profesional de la salud, si uno estuviese afectado por el virus, todo lo que estamos diciendo es que también deberíamos cuestionar una narrativa autoritaria, cuando hay tan poco disponible para ayudarnos a superar este problema de pandemia

Quizás, en otra década, podríamos estar en el camino de encontrar un tratamiento universal para todos los virus. Pero mientras tanto, ser creativo incluye la intuición de nuestros médicos, incluso al correr el riesgo de perder vidas con o sin la culpa del daño colateral.
¿No ha sido este el caso de todos modos, como resultado de los efectos secundarios de tantos medicamentos existentes y, sin embargo, se siguen usando como la única línea de defensa oficial de la FDA?
El hecho de que la vacuna COVID-19 del Instituto Pasteur haya comenzado a probarse en seres humanos tan temprano en el proceso nos dice que la FDA ya está dando un salto de fe en estos tiempos inciertos.”

Comparta estas declaraciones con 20 personas en su directorio personal para difundir o editar esta información o haga que se expongan en un debate abierto con enmiendas o adiciones.

Gracias por su atención y participación.

Ricardo F Morin
24 de marzo de 2020

Shareable Quotes:
«  Le pessimiste voit la difficulté dans chaque opportunité; l’optimiste voit l’opportunité dans toute difficulté. » – Winston S. Churchill
« Le préjugé de l’optimiste est d’ignorer les signes précurseurs de la vie, en supposant à tort une invincibilité. » – Laurie B Grad

Tonterías Astrológicas

febrero 19, 2020

Perennemente emergente,

Cual errante en estado incierto, … sin líder,

Donde la autoridad parece derivar de poderes de incredulidad, confusos y conflictivos,

Con la libertad le vienen éteres e inconsistencias haciéndole tambalear …


Nuestra percepción de una realidad cambiante está limitada por nuestra propia finitud, por nuestra capacidad limitada para diferenciar nuestra percepción de lo que se percibe.

¿Es posible presumir el significado del destino, cuando interpretamos el flujo cambiante de la realidad, particularmente al negar estar fuera de nuestra propia percepción de los acontecimientos?

Los cambios que tienen lugar en la naturaleza solo se pueden percibir como cambios u oportunidades para que comprendamos cómo existe nuestro conocimiento limitado en cualquier caso, que no puede ser completamente concluyente, ciertamente no para predecir el futuro.

Desafortunadamente, esa es una píldora difícil de tragar para muchos, que prosperan en un falso sentido de la realidad; con una mentalidad inmutable sobre sus propias percepciones y los efectos nocivos infligidos por las tradiciones, por muy intensas que sean esas convicciones.

Se ha escrito tanto sobre la desacreditación de la astrología (Astromancia) [*] a lo largo de los siglos, que pueda parecer absurdo que algunos sectores aún discutan su validez hoy en día, aunque la astrología sigue en funcionamiento con un gran número de seguidores en todo el mundo. Solo en los Estados Unidos de America, el mercado de “servicios místicos” que incluye astrología y servicios, como lectura de aura y mediumnidad, ahora es una industria de $ 2.2 mil millones [*1] Los ingresos varían de un estado a otro. Por ejemplo, “un profesional de astrología en Florida puede generar un salario promedio anual de $ 38,000, mientras que un astrólogo en Michigan puede obtener $ 44,000. En Oregón, el salario de un astrólogo ronda los $ 41,000, mientras que en Nueva Jersey, los salarios pueden llegar a $ 49,000 por año ”[*2]. Según Forbes, incluso tenemos astrólogos de asistencia financiera en el mercado financiero, que siguen y dirigen las “tendencias o demandas del mercado”. [*3]

Sin embargo, es un hecho bien conocido que las presuposiciones de la Astrología equivalen simplemente a un placebo, y como cualquier sistema de creencia, se presta como instrumento rentable para el engaño, no muy distante al modo de adquirir diezmos para la mayoría de las religiones. Algunos astrólogos irían tan lejos como pretender que la ciencia esté en la obligación de llevar la carga de demostrar que la Astrología no sea una ciencia, aun cuando la carga recaiga sobre la Astrología misma. [*4]

Sólo aquellos reacios a enfrentar su propia ignorancia están subordinados a un campo del conocimiento estancado. La evolución de la ciencia ha probado que la astrología no encaja en el ámbito de la investigación científica. La astrología pueda parecer científica, porque utilice cierta data astronómica en la disposición de cuerpos celestes, así como pueda pretender el uso de herramientas de sondeo, como la relación de los planetas en cartas astrales, aunque dándonos una generalización superficial y simplista sobre la disposición y movimiento sideral, hasta en el desconocimiento de planetas recientemente descubiertos, que desmantelarían el orden de su propio sistema. Sus practicantes puedan generar expectativas sobre eventos futuros siendo un ejercicio mas bien divinatorio, en base a la determinación de arquetipos ficticios, así como un pseudo análisis para generar expectativas, en el marco de una metodología, la cual no puede validarse como prueba científica.

De tal manera, la astrología se alinea mucho mejor con las tendencias de los negadores del cambio climático o con los anti-evolucionistas, ambos basados en literatura arcaica y supersticiosa. En tal oposición a la ciencia, se incrementa un mercado rentable que fomenta el sectarismo político y religioso, además de enfermedades mentales profundamente arraigadas.

Desde sus orígenes, la Astrología era el resultado de la acumulación de mitologías propagadas a través de culturas indoeuropeas, aproximadamente desde el tercer milenio antes de Cristo: una evolución que se extendió por la India, China, el hemisferio occidental y el Medio Oriente. La teología y rituales litúrgicos que abarcaban complejidades preceptivas y adivinatorias del mundo de la antigüedad luego convergían en la creación de cartas astrales durante la época de los babilonios. Dichas modalidades provenían de un legado cultural, siendo el mito una herramienta de gobierno de acuerdo a cómo el Oráculo y sacerdotes percibían las influencias de los astros sobre su ordenamiento social . La vida de un individuo fue así concebida por cómo la interpretación de su destino dependía de dichas influencias astrales. Se recreó una iconografía dualista de “atributos positivos y negativos, de fortalezas y debilidades”: La noción de que un individuo érase afectado mental y circunstancialmente por el destino, trazado como fuera, por la influencia de los planetas. Inevitablemente, tribal como era la mente humana de la antigüedad, el significado dado a los planetas también tergiversó una filosofía basada en el prejuicio hacia ciertos signos asociados, así como una especie de favoritismo y deferencia hacia otros signos, que era un reflejo de su propia jerarquía mitológica. Esto contribuyó a la eutanasia de los descendientes nacidos bajo un signo maligno u otras fobias como las siderofobias o kosmikofobias: temores basados en creencias culturales de orígenes ancestrales, como signos con propiedades angelicales o demoníacas, y otras tantas formas de esoterismo sobre relaciones adversas a nivel de macrocosmos o microcosmos—interpretaciones y oscurantismos que han permanecido persistentes desde la Edad Media hasta nuestros días.

Con la evolución de la ciencia, después del siglo XVII, se hizo evidente que la astrología no podía estar sujeta a las mismas reglas y hermenéutica de la investigación científica, sino que derivaba del legado de una tradición de creencias separadas de la ciencia. [* 5] Poco después, la astronomía y la astrología se consideraron disciplinas completamente sin congruencia. La astronomía, el estudio de objetos y fenómenos que se originan más allá de la atmósfera de la Tierra, se consideró una ciencia y disciplina académica ampliamente estudiada. Y el uso de la astrología de las posiciones aparentes de los objetos celestes como base para la predicción de eventos futuros, siguió siendo una forma de adivinación, sin validez científica.

Los mismos astrólogos no pueden ponerse de acuerdo sobre lo que se supone que debe ser la astrología. Al igual que con el zodiaco chino, la dominancia de la astrología popularizada por charlatanes a través de la industria del entretenimiento mediático sigue siendo una visión distorsionada de nuestro universo.

La astrología es un comercio de diversión, que burla la credulidad de su clientela. El entretenimiento del juego al azar, la prestidigitación y la magia vienen a ejercer funciones mucho mas honrosas que la astrología divinatoria. Los astrólogos se aferran obstinadamente a una obsolescencia a lo largo de los siglos, perjudicial a la conciencia del individuo y a su libertad de pensamiento: Sin ninguna contribución en el avance de las ciencias, al rendir homenaje a la superstición de todas las edades, las tradiciones astrológicas ciertamente han contribuido durante milenios a los vicios de la humanidad.

El destino no pertenece a un sistema, ya que la vida está siempre en movimiento, siempre regenerándose y transformándose. Sistematizar la vida, por lo tanto, es forzarla negándose su calidad vital. La razón pura no puede entender el destino, ni puede su antítesis, que es el puro sentimiento, nunca entenderlo. La compasión seria el requisito mas inteligente para la comprensión del destino y de la vida, mientras que el mero sentimentalismo sería siempre débil e inútil.

[*] https://en.m.wikipedia.org/wiki/Astromancy

[* 1] Rising Signs (The Verge) por Allie Jones el 4 de octubre de 2019

[* 2] https://careertrend.com/how-much-does-an-astrologist-make-13660936.html

[* 3] https://www.forbes.com/sites/johnnavin/2018/07/14/interview-with-legendary-technical-analyst-arco-crawford-astrology-and-the-stock-market/

https://stockastrologer.com/

[* 4] http://www.astrosurf.com/nitschelm/astrology_english.html

https://undsci.berkeley.edu/article/astrology_checklist

[* 5] https://en.m.wikipedia.org/wiki/Astrology_and_astronomy

CITAS:

Las estrellas nunca mienten, pero los astrólogos mienten sobre las estrellas.

HOMER, The Iliad

Estas son las extravagantes cursilerías del mundo, que cuando estamos enfermos de fortuna (a menudo los excesos de nuestro propio comportamiento) hacemos culpables de nuestros desastres al sol, la luna y las estrellas: como si fuéramos villanos por necesidad; tontos por compulsión celestial; bribones, ladrones y traicioneros por predominio esférico; borrachos, mentirosos y adúlteros por una obediencia forzada de influencia planetaria; y todo aquello en lo que somos malvados, por un impulso divino. ¡Una admirable evasión del maestro de putas, para poner su disposición de cabra bajo la carga de una estrella!

WILLIAM SHAKESPEARE, Rey Lear

La superstición es para la religión lo que la astrología es para la astronomía: la hija loca de una madre sabia.

VOLTAIRE

La astrología es como cualquier otra superstición: no tiene poder a menos que las personas le permitan dirigir sus vidas.

BILL MYERS, “The Haunting”

Los barcos que trajeron el puritanismo, el cuákerismo, el catolicismo, el judaísmo y el islam, todas las religiones del viejo mundo, [a América] también trajeron astrología y magia.

JON BUTLER, “La astrología es una antigua fascinación estadounidense”, New York Times, 22 de diciembre de 2015

La astrología es como la religión misma, en un estado muy equívoco. Hay una razón bien fundada para creer que es una verdad; pero es imposible para cualquier hombre leer los detalles con precisión. La charlatanería de la astrología radica, como la religión farisaica, en pretensiones manifiestas.

JAMES ELISHAMA SMITH, El hombre que viene

“En el mundo antiguo y medieval, la exploración de las influencias físicas entre los cuerpos celestes, y entre los cuerpos y objetos celestiales en la tierra, generalmente se llamaba ‘astrología’. Pero no debemos confundir esto con la forma actual de intolerancia socialmente aceptable que parece dar derecho a los seres humanos que creen en él a prejuzgar el carácter de los demás basándose únicamente en sus fechas de nacimiento “.

ROBERT P CREASE, Las grandes ecuaciones: avances en ciencia desde Pitágoras hasta Heisenberg

Si la gente fuera un poco más ignorante, la astrología florecería; y si un poco más iluminado, la religión perecería.

ROBERT GREEN INGERSOLL

Auto Sanación

febrero 18, 2020

Uno se acostumbra al miedo como una fuerza acumulada de estrés que produce los efectos del atrincheramiento, concentrados en las áreas más vulnerables de nuestros cuerpos, en nuestro propio metabolismo, y que conducen a enfermedades crónicas: a una cruel realidad.
Es necesario darse cuenta de que todas nuestras hormonas pueden ayudarnos a sanar nuestros cuerpos, especialmente la glándula pituitaria, que gobierna el temperamento emocional de nuestro sistema nervioso parasimpático, que de producir éste una energía positiva, sería equivalente a la tranquilidad o a la relajación emocional.
Podemos tener control de la calidad de las hormonas que producimos a través de nuestra disposición mental, a través de la visualización y la calidad de nuestra meditación, inclusive en base a la condición generativa de nuestra respiración, la oxigenación a nivel celular. Estas son nuestras herramientas de curación. La curación se encuentra, si se quiere, en el corazón emocional. La mente absorbe mucha información negativa y si se le da rienda suelta, no puede tener control sobre su influencia. Es por eso que la meditación es tan importante, ya que es una forma de silenciar la mente, una forma de centrarla mientras uno compone su energía. Pero no existe una manera específica o técnica para la meditación. Todos los métodos de meditación son precisamente aquellos que están restringidos por idiosincrasias muy particulares. La mejor forma de meditación no es una técnica que se te da. La técnica misma es contraria al concepto de meditación. Seria tan absurdo como hablar de la mejor manera de conocerse a sí mismo. La única manera de conocerse habita en cada individuo y no viene de ninguna fuente externa, ni siquiera De Dios. Cada individuo tiene que encontrarla bajo su propia realización y / o comprensión, bajo el proverbial “conocerse a sí mismo.”


Podemos liberar nuestro sentimiento individual de culpabilidad, que llevamos por traumas pasados y emociones perturbadoras, o resentimientos a largo plazo; de cualquier concepto de victimización que nos mantiene estresados sin descanso.

Liberar a la víctima dentro de nosotros mismos es la realización más valiosa. Es verse a uno mismo con compasión hacia el niño en nosotros, el niño que carece de amor materno o paterno, restaurar uno con la voluntad de uno sobre la propia jurisdicción interna. Uno puede darse el amor que le falta en cualquier etapa de su existencia, desempeñando un papel más amable como padre, como madre, esposo, esposa, hermano, hermana, hijo e hija, como amigo o como extraño; y todo eso es amor propio, proveniente de la energía que nos conecta a todos en una forma de enredamiento universal, pero que reside en cada uno independiente el uno del otro.

El resentimiento que albergamos es el que más nos duele, aunque creemos que nuestro odio y nuestra ira puedan estar dirigidos hacia los demás y no hacia nosotros mismos. El odio y la ira nos consumen porque provienen de nuestra jurisdicción interna y, por lo tanto, las consecuencias son más graves que cualquier deseo de venganza exterior. Del mismo modo, cuando abrigamos resentimiento, traemos desorden a nuestros cuerpos, el desorden mental nos consume y nos debilita emocional y físicamente.

Por otro lado, también es cierto que hay enfermedades inexplicables en seres inocentes sin causas aparentes, y uno puede preguntarse por qué, pero la respuesta generalmente está fuera de nuestro alcance. El destino puede no revelar razones, que el tiempo en sí mismo pueda o no permitirnos entender. Lo que parece injusto en algún momento pueda tener una razón divina, que pueda ser justa en la medida de muchas cosas fuera de nuestro mundo perceptible. Hay tanto que ignoramos, de modo que la humildad se convierte en una necesidad y no en una elección, porque nada puede ser concluyente en ningún momento, o con un lugar de descanso para que lo analicemos. Lo importante es abrazar la vida y tener fe y confianza en su sabiduría, incluso si no entendemos sus razones de ser. Se puede hablar del destino, de dios , de la energía universal, de la fuerza vital del amor divino manifestado en nuestra naturaleza. Todas estas creencias tienen validez para la diversidad humana y al mismo tiempo son conceptos imponderables para nuestras mentes.

Te insto a meditar en la convicción ofrecida por el amor y la fe, a través de expresiones de gratitud por tu auto-curación, como si tu sanación ya fuese un hecho real y concreto.
Respira buena salud, libre de todo temor a la enfermedad, libre de todo estrés. Libera todos los miedos a través de la fe en tu propia capacidad.

Robert Serra y Paramilitares Venezolanos

enero 16, 2020

La realidad siempre es mucho más compleja que la ficción. Según declaraciones oficiales y múltiples observadores, el emblema del Estado socialista venezolano, el joven legislador Robert Serra, fue asesinado en “un crimen pasional” por los mismos menores, que formaban parte de los paramilitares civiles llamados “colectivos”, a quienes él sexualmente había explotado. No debería sorprendernos, entonces, que su forma mordaz y astuta de expresarse como político, representante del chavismo, fuera paralela a su vida íntima como sadomasoquista: otra manifestación de la degradación moral y política que reina en Venezuela.

Durante 20 años, estos jóvenes, paramilitares “colectivos”, llevan a cabo la función de asesinar e infligir miedo a través de una amplia ola de actividad criminal, mientras están armados y protegidos por el régimen venezolano de facto de Nicolás Maduro. Los Colectivos asumen que actúan como defensores de las libertades revolucionarias, al tiempo que hacen cumplir la justicia del gangsterismo en un estado tiránico de anarquía. Al mismo tiempo, la dictadura de Maduro pretende disociarse de su relación con estos grupos creando acusaciones falsas y elevando a Robert Serra como mártir, y los Colectivos a su vez amenazan con unirse a un golpe de estado contra el gobierno de Maduro.

Dejemos en claro que el gangsterismo y la defensa de la libertad no pueden coexistir en solidaridad, y que una revolución socialista apoyada por gangsters es una revolución falsa.

La propaganda chavista tiene como objetivo propagar la idea de que el hambre experimentada por los seguidores chavistas no es real, que el colapso económico actual es el resultado de algo más que la ineptitud de sus gobernantes. Las amenazas de los gángsters están destinadas a suprimir la libertad de expresión del individuo para mantener este tipo de gobierno tiránico populista, centralizado en una economía falsa paternalista: como las condiciones retrógradas y bárbaras de Rusia hoy. La verdadera guerra del legado ruso es la guerra del hambre impuesta por sus propios gobernantes (como en la historia de Cuba y Rumania) que monopoliza los recursos nacionales para mantenerse en el poder.

La comprensión de esta realidad solo se puede encontrar en cada individuo, siempre y cuando él o ella no acepte el bozal de miedo impuesto por el terror y el adoctrinamiento. Es más fácil para los Castro, Putins y Maduros del mundo incitar al odio a un enemigo con respuestas imaginarias que responder al estado de vergüenza y confusión promovidos por ellos mismos, sumidos en una grotesca ambición de poder.

Por qué se riñe el gobernante hispanoamericano con el Capitalismo?

diciembre 26, 2019

La inmadurez de los hispanoamericanos en general es producto del destructivo legado español, el cual menoscabara la integridad psicológica de los pueblos americanos a partir de su colonización. Hablamos de un legado de inseguridad psicológica, enraizado en el sentido de dependencia sobre un Estado corrupto. El Estado no actúa para la prosperidad de la nación pero como un ente controlador de las libertades individuales, el cual restringe el amplio desarrollo de recursos humanos y naturales con el objetivo de enriquecer al gobernante. Y es de allí que el carácter distintivo del hispanoamericano se fecunda en la enemistad con el capitalismo: un sistema económico que se moviliza por la libre y competitiva inversión empresarial, aquella Libertad que solo puede funcionar bajo la libertad del individuo minoritario, bajo los preceptos libertarios de una República que se rige por la separación de poderes gubernamentales y la autonomía de cada una de sus instituciones.

Al igual que la España del siglo 14 hasta nuestra era, ninguno de los países hispanoamericanos tiene un entendimiento cabal sobre el significado del libre comercio. El mercantilismo competitivo se desconoce por que no existe en la práctica.

El significado de la protección colectiva no es más que la explotación de sus recursos para beneficiar a la clase gobernante. De igual manera el incentivo a la producción individual es ausente o es una rareza, por mucho que se hable de ello, o se elogie al escaso puñado de personas que tengan suficiente perseverancia para producir a pesar de las limitaciones de regímenes populistas. Simplemente no existe el respeto a la propiedad privada, a la dignidad de la personalidad individual; así como tampoco existen los fundamentos para lo que generaría la vialidad a un mercado libre que lograse una estabilidad macroeconómica.

Los demagogos hispanoamericanos y sus supuestos reformadores, dictadores y caudillos, entonces aglomeran poder para explotar dichas limitaciones y vulnerabilidades, a través de castas que se enriquecen robando recursos comunes o forjando la mala distribución de recursos que permite una pobreza mayoritaria.

Allí tenemos por ejemplo a una oposición venezolana, la supuesta resistencia a la tiranía actual de Venezuela, mientras se deja influir por la enemistad o desconfianza al capitalismo libertario de los Estados Unidos de America (en parte en contra de los esfuerzos antidemocráticos del régimen de Trump!), inspirados por las mismas falacias de Fidel Castro, de quienes piensan que el objetivo de una transición del Madurismo o del Castrismo sea “el quítate tú pa ‘poneme’ yo”; pretendiendo ser mejores en el ejercicio del mismo sistema socialista populista, con los mismos consejos ministeriales fundados por el populismo Chavista: en función de los mismos valores de dependencia al estado corrupto, del cual reciben dádivas para ofrecer pan y circo a las masas.

Si hubiese habido la inteligencia precisa para comprender este reto, para establecer una economía estable y productiva, por ejemplo, que no fuere mono productiva, en vez de crearse carteles de drogas que llenen los bolsillos de generales y de la inteligencia cubana que los apoderaran, el régimen actual venezolano de los últimos 20 años y el Castrista de los últimos 60 años—de quienes se empecinan sobre los mismos atavismos retóricos—ya hubiesen remediado la hambruna que ha imperado entre sus pueblos. La diáspora latina hacia Norteamérica que representa el fértil enemigo de los demagogos hispanoamericanos, habla volúmenes sobre la falsedad de dichos gobiernos.

De estos haber sido realmente inteligentes y productivos, los pueblos hispanoamericanos ya hubiesen establecido un mercado libre, legalizando hasta el comercio de drogas para imponerse sobre la demanda mundial, en vez de unirse al crimen organizado internacional; o se hubiesen diversificado la producción de la industria privada, en vez de expropiar empresas para defalcar su rendición, o abrogar los derechos individuales de quienes producen.

Para el miope gobernante y reformador hispanoamericano, la realidad sólo se percibe por la vía de la expoliación y la negación de la libertad individual: es la codicia del hombre narcisista y sin escrúpulos, sin imaginación productiva, en un estado atávico entre la depresión y la crueldad.

Como parte de esa diáspora, mi familia se benefició del ejemplo de nuestro padre, quien, en la mayoría de sus contiendas con el verdadero enemigo, el Estado, esperó cautelosamente al momento adecuado para presentar su mejor defensa.

La tesis de nuestro padre para su doctorado en ciencias políticas, titulada “Capital humano” en 1947, se basó en los principios liberales y universales establecidos por “La Ley” de Frederick Bastiat en 1850. Aunque no pude haberla leído antes de su fallecimiento en 1997; vine a entenderla a través de cómo mi padre se expresara a través de sus acciones y reflexiones.

En una ocasión, lo escuché manifestar a su agente inmobiliario en mi presencia, cuando yo era tan solo un niño de siete años, que era preciso sacrificar la vida, si nuestra libertad y propiedad privada alguna vez hubiesen estado amenazadas por un sistema populista. La ironía es que mi padre efectivamente murió dos años antes de que Hugo Chávez viniera a establecer un sistema de semejante calamidad para la humillación de todos los venezolanos: A partir de su elección presidencial en 1998, y el nombramiento ante morten de la dictadura Madurista hasta nuestros días.

Y por supuesto, comprendí desde temprana edad que el rechazo extremo que mi padre expresaba de su misma existencia—bajo dicha amenaza—fue reactiva, por miedo a perder posiblemente, no tanto lo que había acumulado en su vida, sino por la posibilidad de perder su propia dignidad y libertad como individuo. Para mi padre la única opción era la muerte. Como tal, su manifestación tan contundente me sirvió de referencia para fortalecer confianza en lo importante que era el libre albedrío y el máximo coraje que se requiere para defenderse ante la falsedad del populismo.

Al igual que Frederick Bastiat lamentara en defensa de los derechos republicanos, en contra de una monarquia y una oligarquía opresoras en 1850–durante la segunda parte de la revolución francesa–, hoy igualmente lamentamos la fuerza opresora del Castrismo en aquellos países de Centro y Sur America (inclusive en el emergente régimen mexicano de MLO) , donde impera hoy en día un tildado socialismo comunista, su falsedad ideológica a través de la historia; su duplicidad como expoliadores populistas.

Sin embargo, aún enfrentamos al enigma subyacente : La laxitud de carácter y el sentimentalismo de temperamento, el cual solo busca inmediatez y facilidad, sin sacrificio alguno; falsamente creyendo despojarse de cualquier responsabilidad. ¿Cómo cambiar el pensamiento hispano, tan empapado en esa incertidumbre psicológica, que ni siquiera se da cuenta? Incluso en la benevolencia de su madurez adulta, su voz confunde una disculpa con la expresión de una furia comprensible y justificable. De su interior emite un grito cansinamente cínico sobre un conformismo masivo, el cual va más allá de la aceptación; más allá de la autoinmolación; más allá de capitular o doblegarse; más allá de rendirse a la tiranía por miedo extremo: Bien sea esto similar al ahogarse en el estupor de la insidia o mansedumbre recalcitrante—producto del agotamiento opresor—, estando sumiso en la ausencia de ninguna previsión; sin razón o sentido común; desnutrido en mente, cuerpo y alma; sumido en la incredulidad, incluso ante la exigencia del instinto de sobrevivir; o más allá de la confianza en sí mismo, con el abandono total de suprimir su propia voluntad, como en un estado de absoluta abyección. ¿Qué le sucede al individuo entonces que se deja victimizar y prefiere ignorar al vehemente llamado del destino sin elevarse hacia la diversidad de libertades colectivas ?

¿Qué virtud puede haber entre países hispanos de hoy, mientras se pierde la libertad, la justicia, la paz y la vida misma en nombre de un régimen obsoleto como el de los Castros? Estos son invasores, gángsteres vampíricos instalados para establecer un sistema que no tiene nada que ver con ningún sistema, marxista o socialista, quienes pretenden justificarse mediante una supuesta comparación de las faltas de otros sistemas políticos.

Un sistema político debe ser ante todo moral, de lo contrario no vale un bledo. ¿Cuántas veces hemos sido testigos de una revolución política como una manifestación neurótica que invariablemente resulta en genocidio? Este es el destino de la batalla sin tregua impuesta por la anarquía que nos apodera a causa del importe Cubano-castrense.

Puede sonar respetable hablar de justicia, cuando en realidad se trata de una lucha irracional por el poder, cuando los pobres están peor que nunca, cuando el hampa abarca todos los sectores de la vida pública y política, una parodia de la decencia, una burla de los derechos humanos. La solución no está en los libros ni en el tiempo que se necesita para educar las masas. La solución está primero en purgar el carácter ignominioso que se ha sembrado en el corazón de los hispanos. Las víctimas no pertenecen a un solo sector, sino a todos, a manos de un delirante narcisista dictador como era Fidel Castro en su esfuerzo por darnos su último legado nefasto . Insto a que se unan a la protesta de conciencia; La laxitud es el origen de la inmadurez política. Sin unidad, las libertades colectivas, la armonía y la paz no existirán.

VENEZUELA: Una Globalización Tiránica

septiembre 1, 2019

Estamos presenciando cómo la relación cambiante entre las naciones está afectando el orden global, incluyéndose un nuevo balance de poderes frente a los Estados Unidos.

Si bien el régimen xenófobo de Donald Trump se está aislando cada vez más de las relaciones mundiales, al abandonar los principios democráticos internacionales, en particular la doctrina Monroe, y disminuyendo la supremacía del mercado global liberal; las fuerzas ideológicas fascistas detrás de la red del crimen transnational (bajo el manto del comunismo internacional del siglo 21), se impulsan en reacción con nuevas actitudes hacia la gobernanza global: desde las mafias rusas de Putin que representan una amenaza a la seguridad de los países europeos y latinoamericanos hasta la propia agenda expansionista de China en Asia y Latinoamérica, a lo cual se agrega la misma injerencia rusa en las últimas elecciones presidenciales de los Estados Unidos en el 2016, así como habrán de ocurrir en futuras elecciones.

En Latinoamérica se busca la promulgación de una gran patria, que está siendo codificado por Rusia y China conjuntamente con representantes islamistas radicales ubicados en el propio patio trasero de los Estados Unidos–y supuestamente a favor de Rusia: en México, Cuba, Honduras, Nicaragua, República Dominicana, Venezuela, Bolivia, Uruguay, etc. Se trata de una estrategia de unificación que forma parte de lo que la campaña globalista del comunismo internacional llama la búsqueda de una utópica Patria Grande o Gran Patria: Una travestía del significado de nación donde al igual que Cuba se reduce la libertad del individuo a la lucha por su supervivencia mediante la cooperación. Su objetivo es convertir a la nación en un súbdito maleable, y que su subsistencia dependa de su nivel de sumisión, destruir la integridad democrática para crear esclavos dispuestos a dar la vida por la Gran Patria.

Es bajo su propio riesgo que la actual administración de EE. UU. permanezce desconectada de la idea de toda intervención militar, solo para hablar de diálogo o sanciones destinadas a imponerse sobre las mafias que gobiernan países como Venezuela y Cuba, Nicaragua, Honduras y Bolivia; o a invocar el Tratado Democrático Interamericano acordado por la ONU y la OEA, como si estas tímidas medidas pudiesen prevenir el genocidio de las mayorías disidentes.

Sabemos que las políticas domésticas de Trump son consistentes con su política internacional de aislamiento, lo cual a nivel constitucional se ha convertido en una distracción sobre sus propias deficiencias como presidente de la nación más poderosa del mundo, y más grave aún existe la posibilidad de que sea reelegido gracias a un ciego apoyo de la ultra derecha electoral. Si especulamos la posibilidad de que Trump pueda alcanzar un mayor poder político en un segundo mandato para actuar de manera más efectiva en el ámbito internacional es muy dudoso, y esta ya claro que la probabilidad de que Estados Unidos se debilite aún más sea mucho más probable.

Mientras tanto, es un hecho que las instituciones gubernamentales de Venezuela ya se han derrumbado y, por lo tanto, la autonomía de su Estado ha dejado de existir, ocupado por Estados truhanes como Cuba, Rusia y China, con su presencia militar; quienes a su vez son ayudados por paramilitares locales y grupos guerrilleros de Colombia (La FARC y el ELN), así como los grupos radicales islámicos chiítas, denominados como Hezbolá, asi como otros grupos ungidos por los ayatolás de Irán y Siria.

Mas trágico aún podría ser que a partir de la explosion demográfica mundial de musulmanes de hoy en día, podamos predecir un posible resultado distópico, uno que sea difícil de articular a riesgo de ser discriminatorio o políticamente inadmisible. Del mismo modo que los musulmanes en el Medio Oriente están comprometidos en una alianza con las fuerzas del ejército ruso y la inteligencia de Putin, para servir como instrumentos desestabilizadores en la expansión rusa y su silenciosa guerra de ocupación del mundo occidental, al mismo tiempo, la discriminación de los musulmanes en la China y la India solo sirve para erradicar cualquier lealtad ilusoria con quienes no sean musulmanes. Esta discrepancia persistirá en todo caso, y podría ser contraproducente al envalentonar un mayor radicalismo y terrorismo de lo que ya hemos visto en todo el mundo, hasta que finalmente se convierta en una abrumadora masa crítica de musulmanes persiguiendo infieles en cada rincón del orbe.

La Fútil Presión de Trump

julio 5, 2018

¿Qué valor tiene el orquestado informe de noticias durante el mes de Julio 2018 –el New York Times y el Chicago Tribune entre otros–sobre los esfuerzos fallidos de Trump para persuadir a los países latinoamericanos a intervenir en la eliminación del Estado Criminal de Venezuela? ¿Por qué se nos permite saber toda esta farsa en este preciso momento, un año después de que los sucesos fueran presentados en dichos informes?

¿Cual es exactamente el propósito además de desechar y ridiculizar los intentos de Trump como ingenuos o precipitados, cuando en realidad debería ser lo contrario: que la seguridad del continente está en peligro, que no hay nada ingenuo o temerario dados los acontecimientos actuales en América Central y del Sur?

Los conflictos y vacilaciones de Rex Tillerson, H. R. McMaster y Mark Feierstein fueron barridos bajo la alfombra; la prensa nunca los cuestionó; así como el ahora expresidente colombiano Santos con su propia alianza con los Castros, tampoco estaba en el radar de la prensa; o tal como lo desestimó la prensa, los lideres de oposición de Venezuela, que conforman la partidocracia de Venezuela, tan corrupta como los que están en el poder, fueron también obviados.

¿Quién se beneficia en dichas abstenciones o iniciativas de desinformación? Ciertamente no se benefician los 27 millones de personas de Venezuela, que están muriéndose de hambre oprimidas por élites criminales mientras se entierran en una espiral de hiperinflación nunca vista en la historia humana.

Vivimos en un mundo de espejos donde los políticos tal parecen desviarse de la búsqueda de soluciones efectivas porque, como es resabido, la mayoría de los conflictos los ven bajo la óptica de intereses propios y no colectivos. Pero cuando el objetivo de evitar un conflicto prolongado que afecta a toda una región ya en el curso de casi 20 años se convierte en enterrar nuestras cabezas en la arena del olvido, la verdadera ingenuidad radica precisamente en no intervenir. Es así que la cuestionable sabiduría de tales acciones y la mala orientada prensa vendrán a morder a muchos políticos y periodistas, cuando la historia se encargue de enjuiciarlos como cómplices. La voluntad de una intervención paralela fue recientemente manifiesta por el Grupo de Lima, que ahora ha sido desacreditada gracias a dichos informes que se remontaban al consenso de septiembre del 2017 y no al del presente.

Los elementos de una intervención militar para extraer a Nicolás Maduro y sus secuaces no pueden equipararse con la eliminación de Saddam Hussein y la incitación a diferencias tribales que conllevan el radicalismo islamita. Venezuela e Irak tienen diferentes dinámicas geopolíticas. De hecho, Venezuela, un país de razas y credos mixtos, podría convertirse en una prometedora tierra de oportunidades para todos sus ciudadanos como para cualquier inversor interesado en desarrollar la multitud de sus recursos naturales. Los enfrentamientos sociales en Venezuela se deben a diferencias económicas que un régimen de criminales nunca resolverían. Y si se les dejara proseguir impunes, infectarían definitivamente su contaminante fuerza a todas las regiones de las Américas.

¿Cómo podría probarse que las sanciones económicas de los Estados Unidos son efectivas para combatir la criptomoneda junto con los intercambios transnacionales de carteles y el lavado de dinero que minan gradualmente la economía global? ¿Alguien puede saber que la influencia de estos factores pueda no ser instrumental en el colapso de la economía mundial tal como la conocemos?

Estamos rodeados de muchas opiniones, declaraciones plausibles para entretenernos con posibilidades, muchas de ellas desde una percepción imprecisa, porque son un llamado a la sensatez ante una situación cada vez más difícil para todos los venezolanos.

Sin embargo, dichas posibilidades siguen siendo una expresión de esperanza, expectativas que todos compartimos, a pesar del hecho de que no hayan dado lugar a una intervención en los últimos 19 años de interferencia cubana.

Si ha habido una dilación de ese consenso que se busca, entre tantos países europeos y americanos, entre las agencias diplomáticas y las diversas instituciones de seguridad internacional, las mismas que han permanecido inmunes a la urgencia del caso; entonces es válido preguntarse si realmente hay precisión de propósito; si hay autenticidad en las motivaciones; si hay sinceridad y resuelvo.

Podrían pasar otros dos, tres años y aún más ruminandose una resolución entre excusas y excusas, entre oratorias oportunas a cada aspecto de la crisis; entre esfuerzos por organizar una coalición con el único propósito de organizarse sin ningún resultado efectivo-organizarse para organizarse–; con una indolencia respetuosa; con total indiferencia hacia los escombros de una sociedad en ruinas; hacia una nación hambrienta, presa de la ignominia del exterminio, mientras los países de América y de Europa se entretienen en una embelesada vacilación.

Todos sabemos que la declaración de hoy (09/02/18) de Marco Rubio no fue honesta, que hace un año el gobierno de Venezuela hubiera sido “distinto” al actual Estado narco-criminal. Pero en tan solo un año, un gobierno putativo no se metamorfosea en un Estado criminal transnacional.

Lo que hoy es “distinto” son las grandes masas migratorias emergentes como resultado de la violación de los derechos humanos de un estado criminal, así como la hiperinflación, que excede más de un millón por ciento, forzando así un gran éxodo nunca visto en Sudamérica, de más de un millón y medio de personas escapando para sobrevivir a la hambruna y al declive gradual de sus vidas en los dos últimos años: un proceso que comenzó hace más de una década con una emigración que se ha elevado a 5 millones de personas o el 10 por ciento de la población de Venezuela.

Lo que fue “distinto” hace un año fue la falta de escrutinio sobre la seguridad del continente, ignorado por muchos países en espera de la investigación estadounidense sobre Rusia, que ha sido entorpecida por la posible colusión del propio presidente de los Estados Unidos de América.

Los eventos mismos están forjando la verdad la cual se impulsa en un proceso de necesidad intrínseca sobre una cruenta realidad, la cual esta por hacer rodar cabezas de políticos y criminales por igual.

El origen de la metástasis del movimiento electoral del socialismo del siglo XXI en países hispanos y latinos estriba en la concepción errada del igualitarismo al cual aspiran aquellos con falta de recursos y baja movilidad social.

De allí que veamos una juventud mayoritaria empobrecida en sus niveles de educación quienes conforman a los seguidores del partido político “Podemos” en España como aquellos seguidores del nuevo presidente socialista de Mexico, López Obrador, son la generación de indolentes vagos y maleantes que buscan un gobierno paternalista que les regale todo a costa de un régimen autócrata o criminal, que finalmente les robaría de sus propias libertades para mantenerse en el poder.

Solo vean el buen ejemplo prestado por los venezolanos, nicaragüenses y cubanos; hasta hace poco el reducto de seguidores de Correa en Ecuador, y de quienes persisten callados en la Bolivia de Evo Morales o lo que los chilenos tuvieran que sufrir para llegar a la sobriedad.

La diferencia estriba en que las generaciones del nuevo milenio no saben, ni entienden el significado de perder la libertad colectiva hasta que lo vivan en carne propia. La testarudez del rebelde consiste en no reconocer sus propias restricciones y por eso se hartan de protestar sobre desigualdades, creyendo que la llave de la felicidad resulte de la envidia mientras le puedan robar a su vecino el fruto de sus esfuerzos, en vez de educarse o trabajar honradamente. La juventud quiere ser rica y famosa sin mérito alguno. Su notoriedad estriba en la falsedad de sus nociones igualitarias. Ello sustenta y abre las puertas a las cruzadas mercenarias que los Estados delincuentes del mundo quieran alinearse en una geopolítica global para fortalecer su subsistencia.

Altercaciones de Piedad

julio 2, 2018

Escribo en https://ricardomorin.wordpress.com/ sobre esos elementos sórdidos de nuestra cultura: la farsa de espejismos perversos que son el ápice de la influencia mercenaria entre nuestros países; la sinergia entre ideologías acomodaticias y el ineludible hedonismo bochinchero que nos caracteriza.

En el sino de esperpento al que hemos llegado, Venezuela esta secuestrada entre la expropiación y un trágico proceso auto destructivo. Tal parece nadie cree en nadie, estupefactos en cúpulas de cristal, esperando al último respiro. No todos pueden unirse a esa diaspora que esta obligada a sobrevivir adaptándose a nuevas tierras. Muchos no pueden desterrarse a lo desconocido: aquellos aún más vulnerables quienes no tienen otra alternativa que no sea una lucha que exige gran valor, sin tregua alguna. Lloro por todos ellos a cambio de una alusiva esperanza.

¿Qué podríamos lamentar cuando líderes pusilánimes aún existan en Venezuela? Cuando no tengan alguna otra alternativa que no sea promover una esperanza asediada por la cruenta realidad, con el objetivo de aplacar la urgencia a resolver una desbordante crisis humanitaria; una crisis que implica aproximadamente 27 millones de víctimas, muriendo de hambre, estranguladas por un narco-estado, a manos de una ínfima, pero poderosa, minoría de victimarios armados hasta los dientes. ¿Dónde se haya nuestra compasión cuando semejante genocidio, afianzado a mordaces incrementos, no permite otra alternativa que la de esperar por una incierta iluminación crítica, mientras los inocentes se canibalizan entre sí, aplastados en su dignidad, con la cola entre piernas, en espera de ser sacrificados por una bestia del sadismo hasta su último gélido aliento?

Si algunos de ustedes recordara la proposición del bitcom y los mini lingotes de oro—de lo cual, hasta hace poco, hacia eco la bestia Masburra–; le podría, entonces, ser comprensible, e incluso claramente intuitivo-sin un gran excedente de perspicacia-, que detrás de tal enredo financiero, contra-utópico, descansa la sombra del autócrata Vladimir Putin, bajo cuya estrategia conspiradora se haya abrazada tal atávico entusiasmo, incentivado por un extenso régimen de mafias cuasi-corporativas, a quienes se aúnan un sin número de sátrapas, la G2 Cubana—y sus auxiliares guerrilleros “de la ‘FARC” y la “ELN” sumándoseles al igual ISIS, con el singular propósito de sustituir al dólar y al euro por un sistema cambiario a favor de quiénes fueren instrumentos, pasado y presente, de los herederos del legado del KGB. De allí que tengamos una hyperinflation que progresa más allá del millón por ciento para enterrarnos en una hambruna masiva. Y de allí el territorio de Venezuela se ha convertido en un campo de concentración a su antojo.

Mucho más deliberativos y peores que la misma Gestapo del siglo medio, estas actuales mafias rusas, el G2, la FARC e ISIS, además de ser máquinas de muerte investidas en ejércitos mercenarios y empresas anónimas, representan la inteligencia de un sistema cambiario apocalíptico. Se trata de un eje macabro que obra y se ejercita en todas las regiones del mundo con un alto radicalismo ideológico, cuyo objetivo es demoler nuestra civilización, y de cuya visión se pretenda aprovechar la susodicha oportunidad destructiva a favor de un mayor poder.

Sólo bajo los escombros de la economía imperante de los últimos siglos, estos forajidos creen que un gran poder caería potencialmente sobre sus manos. Uno sólo necesitaría preguntarse qué está sucediendo con el lavado de dinero clandestino a través de carteles trans-nacionales que, paso por paso, desequilibran los sistemas económicos occidentales y orientales, mientras destruyen al ingenuo espíritu de nuevas generaciones.

Y no faltaría reflexionar qué exista en común sobre las ideologías totalitarias y religiones ortodoxas y radicales, respectivamente de Rusia y el Medio Oriente, para explotar las distintas regiones subdesarrolladas del mundo a través del hambre mortífero, y que en tal desgaste se logre abrir una gran onda para su avance hegemónico.

REPÚBLICO FRANCESCHI

febrero 22, 2018

Venezolanos de todas las razas, géneros y tendencias despierten contra la tiranía de todos aquellos aspirantes a ser reformadores con doble discurso, en una batalla delirante por el poder, contra la duplicidad de políticos mercenarios quienes atosigan nuestra atención.

Comencemos con el autodenominado “Doctor”, Alberto Franceschi-González, quien nunca ha cumplido con los requisitos de un doctorado académico, ni siquiera ha sido provisionalmente nominado en ningún campo de estudio en universidad alguna. Haber hecho acto de presencia en unos cuantos cursos indefinidos de educación superior en la Universidad de la Sorbona no le concede título alguno, ni mucho menos le convierte en académico calificable a doctorado. Tampoco, el hecho de haber aparecido durante los años setenta en el movimiento de resistencia español, contra el dictador militar, general Franco, le enarbola como experto en ciencias políticas. Como tampoco ser un lector empedernido le atribuya la capacidad de investigación científica. En Wikipedia, se dice que Franceschi jugó un papel decisivo en el éxito del derrocamiento de la Unión Soviética antes de la Perestroika (no gracias a Gorbachov). Y como si sus vanaglorias de profesionalismo fuesen insuficientes, Franceschi emula con orgullo las exiguas teorías del ideólogo aristócrata, Alberto García-Trevijano, a quien se refiere como su gurú y hombre de mayor sabiduría en España: un activista disidente de 94 años de edad, que al hablar espuma entre labios de ira incontrolable.

En su exagerada peroración atrabiliaria, Franceschi imposta conjurando la intolerancia y el miedo a través de un cuestionable “moralismo Católico”: Al referirse a una visión de lo que debe ser el matrimonio institucional, como un baluarte, el cual está bajo la amenaza de ser dilapidado por un supuesto sentido de inmoralidad. Según él, su concepción de moralidad se enfrenta a una operación encubierta, a la cual se refiere como una conspiración de Hollywood, cuyo singular objetivo sea “la de inculcar masivamente la homosexualidad”.

Su fraseología es claramente el producto de una visión reaccionaria sobre circunstancias rocambolescas, que se encuentran en línea con el autoritarismo del Vaticano que irónicamente se unge en cónclave de pedófilos, quienes se odian a sí mismos en secreto. Las hipérboles de Franceschi no se detienen cuando las justifica como un panorama oscuro e incomprensible: un panorama según él, formado por una maquinaria omnisciente para el control de la conducta humana, a través del cine y la industria mediática. Uno no necesita ir muy lejos para darse cuenta de que Franceschi desea ajusticiar la industria del entretenimiento dirigida por aquellos que no sean cristianos. Y por supuesto, sería así extremadamente difícil para un hombre ordinario como él, inmerso en prejuicios religiosos y charlatanería, llegar a un análisis coherente.

Tampoco es cierto que la modalidad lingüística sobre el género de las palabras, producto de la estulticia cubana, y adoptada por el partido Podemos de España y el PSUV de Venezuela, para adjudicar sufijos femeninos erróneamente a nombres colectivos sea ejemplo de la libérrima sexualidad que Franceschi pretende ridiculizar. Pero cierto es que su ignorancia es tan tenebrosa como belicosa. El matrimonio que santifica la capacidad de amar entre parejas del mismo sexo solo puede elevar la armonía entre seres humanos. Quien crea lo contrario esta basado simple y llanamente en un basto perjuicio y resentimiento personal.

Estas diatribas de Franceschi son así de contradictorias, porque de un solo plumazo descalifica su propio apoyo a favor de las llamadas libertades colectivas, tal como aparentan haber sido erigidas por el movimiento MCRC de García-Trevijano, haciendo así falso el significado de República promulgado por su líder. que en un mejor sentido de inclusión se referiría a la diversidad humana, que es parte ineludible de la naturaleza en toda su complejidad. Es aún más grave cuando en la búsqueda de un mundo mejor del que el ser humano haya sufrido, en lugar de afirmar un mejor entendimiento del ser humano en todas sus complejidades, la división tribal, la marginación y persecución, deban ser enfatizadas por semejante pretendientes de reformas, así, como de hecho, la raza humana ha vivido atormentada desde sus orígenes milenarios, es decir; por infames reformadores religiosos a favor de valores “tradicionales.” Dichos reformadores no van a la par con la realidad geopolítica actual cuando a nivel global nos estamos moviendo de la criminalización de la homosexualidad a la criminalización de la homofobia: una inversión histórica sin precedentes.

Las incoherencias apopléticas y galimatías típicas de Franceschi–su santurronería en el uso del lenguaje–, van mano a mano con hacerse llamar doctor, lo cual confabula una autoridad que no tiene; muy a pesar de que se haga práctica general de ello en países hispanos entre abogados y otras disciplinas del saber humanista. Dicha práctica les brinda el prestigioso pero ficticio ‘cachet’ de alguien capaz de imponer su autoridad. Se trata de una práctica sin escrúpulos, que por muy inteligentes y narcisistas, sus adeptos están siempre preparados para presentar un análisis incompleto, insincero además de mediocre y cursi. Pudiese creerse que su propio sentimentalismo concite sentirse merecedor de todo acólito, pero la realidad es siempre más compleja e incierta de la que Franceschi pretende; menos clara que una biografía en wikipedia, abonada por sus seguidores. Su histrión temperamental y gesticulación agitada manifiesta inestabilidad de carácter: su propia vulnerabilidad como individuo arrogante e irascible compromete su discurso ya de por sí ineficiente en fundamentos. Hago entonces mi misión desvestirle para balancear el seguimiento que miles de ignorantes cibernautas le hacen, adulándosele como si fuese un reformador que nos salvase de la tiranía Castrista.

En su etapa incipiente como animador de la política, Alberto Franceschi se jacta de ser Repúblico, tal como llama a su programa de EVTV. Con la imagen indeleble del conocido retrato del general Francisco De Miranda encarcelado en La Carraca (irónicamente una vez traicionado por el mismo Simón Bolívar quien se convertiría en fundador de la patria y venerado por todos los venezolanos), Franceschi habla de las raíces históricas de lacras partidistas en Venezuela sin exponer que la dictadura tiránica de Venezuela, hecha por matones, estaba dirigida hasta hace poco por el presidente totalitario de Cuba, Raúl Castro (hoy en día Miguel Diaz-Canel), y que Nicolás Maduro tan solo actúa como su hombre de paja pro consular. De hecho, Venezuela habría de convertirse en una dependencia de Cuba ocupada por mulas cubanas desde mucho antes de los comicios electorales de la dirección de Hugo Chávez (sirviéndoles éste de mula ciega), resultante de sesenta años de interferencia Castrista a través de guerrillas, para luego convertirse en partidos afiliados a la corriente principal del cuerpo representativo venezolano, aupados al mismo tiempo por una clase elitesca a quien les convenía servirles como cómplices. Se puede decir que Venezuela fuera terreno fértil para llegar a este esperpento crítico en su historia neocolonialista, entre caudillos centenarios y su inmadurez política. ¿Qué más se puede esperar de generaciones pasadas de pedigüeños con el conocido vernáculo de “cuánto hay pa’ eso?”: Una corrupción de partidocracia tradicional, la cual Franceschi intenta borrar a través de la renovación del cristianismo. Sus argumentos oportunistas y arengas incoherentes representan una distracción análoga al “zelotismo” de Savonarola durante los años de la inquisición florentina del siglo XVII; paralelas al desenfreno de las pasiones en el clero durante la Inquisición Española.

Pero una cosa seria condenar la Dictadura Castrista en Venezuela y otra es convertirse en condenador de la diversidad humana bajo el manto de protección de la familia. Una cosa es ser cristiano católico y otra es la vieja postura del anti-semita. La historia humana nos ha dado suficientes ejemplos de reformadores que terminan siendo peores de lo que han querido reformar. Esto no es más que una burla de quien pretende presentarse a nuestro servicio. Recordemos a Hitler o al susodicho Girolamo Savonarola; y dígame Ud., si Franceschi no pudiese caer ciertamente en los mismos excesos.

Con medias verdades y un discurso de significado doble, el complejo conflicto venezolano no se puede resolver. Venezuela será libre cuando desaparezca el legado de los Castros que está coludido con el lavado de dinero de carteles de drogas y políticos extrayendo las riquezas de los venezolanos–aunándoseles la infiltración islamita radical desde la última década del régimen chavista. Esa es la verdadera amenaza que nos desafía a todos, para lo cual se requiere acción, con menos parloteo de entretenedores y menos histrionismos de telenovela política.

La verdadera solución está en manos de cualquier fiscal o tribunal de los países occidentales, quien, con voluntad legal propia, y potestad sobre el pacto de la Convención de Palermo, pueda detener y arrestar a todo miembro del organismo ilícito que actúa para delinquir o mantener impunidad, en vez de gobernar. Ese sería el marco legal para eliminar al Narco-estado venezolano en asociación con PDVSA. Dicha asociación es un puente para el crimen organizado que facilita el tráfico de drogas, blanquea dinero inclusive de Rusia e Iran, así como sufraga movimientos terroristas en el Medio Oriente. Esto afecta de igual modo a todos los países de las Américas, y Europa. Efectivamente el Convenio de Palermo se podría aplicar al caso del crimen organizado en Cuba y Rusia. Sin duda alguna el consenso entre todos los países de las Américas sería beneficioso, aunque no necesario, para poder lograr la seguridad del continente. Tan solo se requiere el dictamen de una corte, en un país, donde exista el estado de derecho y la separación de poderes. Este podría ser el caso de los Estados Unidos y su brillante Constitución de 1789 (revisada y enmendada hasta 1992), la cual permitiría al departamento de justicia de los Estados Unidos (Attorney General Jeff Sessions) aplicar la ley “The Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act (RICO) a PDVSA como una organización ilícita sin el consenso de ningún magistrado de otro país y ningún presidente, inclusive independientemente del mismo actual presidente Donald Trump.

Por otro lado al adoptar como sicofanta el extremismo de la agenda Trumpista y su gabinete ministerial “kakistocrático”, lejos de brindarle a Franceschi una ideología homologable al de querer ser Repúblico, compagina con el mismo radicalismo de sus hiperbólicos contrastes para brindar ideas que no son viables –en vez de promover una solución que es bastante simple. Al contrario, Franceschi le brinda deferencia al mismo corrupto Neo-Zcarista Vladimir Putin, remedándolo en sus dúplices posturas.

Recientemente, Franceschi ha llegado a tildarme por Twitter de ser un tronco de “marico” al yo decirle que su agenda consiste en hacer de la homosexualidad su chivo expiatorio, a la par con la cacería de brujas rusa de Vladimir Putin. Que gran elogio le replicaría, en parte, ya que me doy la tarea de conocerme, sin esconderme en subterfugios; a diferencia de Franceschi, quien realmente encubre su identidad entre delirio y mentiras.

Al igual que Chávez, quien suscitara el odio entre clases en nombre de un ficticio igualitarismo–el legado Castrista representado por Maduro hoy en día–, la ideología de Franceschi es divisiva, investida como predica su rechazo a la diversidad de géneros que es un derecho inalienable tal como en la Edad Media hubiese sido negar que la tierra fuese redonda y no el centro del universo. Después de dos largos milenios de persecución occidental, gracias a una iglesia ortodoxa, la comunidad LGBTQ a la luz científica ha podido lograr su validación a través de un mejor entendimiento de lo que significa la diversidad de géneros , gestándose en los últimos sesenta años una apertura histórica a nuestra humanidad y concepto de familia: Una concepción mucho más avanzada que la limitada vision de la familia del medioevo–basada en un binomio heterosexual–que se fundamentaba sobre la procreación, y propiedades materiales y físicas– a ser reemplazado por el diseño del feto. En vez de ver lo positivo sobre la expansión del amor humano y las ciencias, Franceschi elige enemistarse en contra de un avance significativo, y demostrablemente en contra del 10% de la totalidad de la población humana, mientras se llena la boca con el eslogan de libertades colectivas autodenominándose–inmodestamente–como un venerable Repúblico entre repúblicos.

Franceschi es sumamente astuto en presentar medias verdades con el deseo de promover una Venezuela investida en la ortodoxia del cristianismo–el legado antisemítico del Imperio Romano– y así, con medias verdades, levantar las grandes mentiras que tanto le consumen: Un lobo con ansiedad mesiánica. Hay muchas voces venezolanas, de académicos que descuellan en todos los campos del saber, quienes agrupan células de resistencia activa en el anonimato, quienes realmente llevan la labor transformadora de nuestra Venezuela, quienes no malgastan sus tiempos como telenoveleros del entretenimiento para una audiencia de internautas. Por muchos méritos que pretenda autodenominarse, Farnceschi sigue siendo un advenedizo a las reformas verdaderamente republicanas, las cuales habrán de tomar lugar en nuestro país bajo el buen juicio de individuos libres.

Venezolanos! Peor que el fraude del poder electoral es el partidismo corruptor de la una oposición que sigue los mismos pasos del populismo. Peor que la tiranía Castrista; Chavista, Islamita; Madurista y Diosdadista es la pasividad de un pueblo que continúa creyendo en liderazgos fantasiosos, o en el voto sagrado mientras se apañan a un estado corrupto, donde las instituciones gubernamentales sean destruidas y los poderes sean monopolizados por un dictador. Peor que la tiranía es la mente del individuo subyugado quien todavía cree en una salida electoral mientras está sumergido en una mentalidad populista, pidiendo migas en vez de productividad individual, abandonando sus derechos de propiedad a un estado de expropiación. Peor aún, es el que sigue pensando que sus oraciones para no rendirse a los tiranos les diesen consuelo alguno, el que cree que hay que orar rogando por medidas externas a sí mismos. Es el principio de un anfibio sumergido en ponchera sobre fuego, que se acostumbra al agua incluso cuando su existencia hierve hasta la muerte, igual al chivo atado que sólo puede moverse hasta la extensión de su traílla.

Ignorar la tiranía venezolana a través del abstencionismo electoral fue una táctica positiva, pero se necesitaba mucha acción para vencer a nuestros verdugos, de cuajo, removerle a la serpiente cascabel su cabeza. Hay que rechazarla en todas nuestras acciones. Rechazar la carnetizacion que activan los grillos del secuestro. La “carnetización” del partido autocrático de PSUV –representado por el tirano títere de Raul Castro, Nicolás Maduro–es un instrumento para adelantar la sumisión de los venezolanos a un regimen totalitario, emponzoñado por el Chavismo, como si marcaran la piel del ganado, análogo al sistema de campos de concentración de Hitler, garantizando así el ostracismo y genocidio de una mayoría disidente. La clase pobre que vende su alma por migajas para sobrevivir es presa de la ignominia de un sistema de matones partidistas del estado, quienes están dedicados a robar los bienes comunes de la nación en nombre de una revolución ficticia, apropiando ideologías igualitarias que no cuadran con su manera de delinquir. Que más quisiera la agenda Castrista que eliminar por atrición a unos 23 millones de venezolanos y así poder disponer libremente de las riquezas del territorio venezolano: El gran sueño del avaro Fidel. Pero los venezolanos no son iguales a los súbditos cubanos. Los venezolanos no se vencen en el silencio.

Es necesario no darle sintonía a toda la red televisiva oficialista de la nación, como tampoco darle sintonía a reformadores reaccionarios iguales a Franceschi . No comprar ninguno de los periódicos del día que difunden la propaganda del Narco Estado. Hacer manifestaciones en contra de todos los bancos del país, quienes se desempeñan como proxenetas del sistema cambiario a instancias del Kremlin y el Narco Estado. No pagar de manera masiva los servicios de utilidades de luz y agua, además de teléfonos y celulares. Protestar en contra de sus tribunales y dirigentes del legislativo. Provocar un trancazo administrativo que afecte la gobernabilidad de la tiranía. Que sean ellos también los secuestrados. Dejar los carros trancando las calles. Sacrificar el trasporte público y privado como barricadas viales para que no haya movilización ni trabajo. Que todas las vías del país sean inaccesibles al trasporte militar y paramilitar. En otras palabras ejercer un paro cívico general que ahogue a los secuestradores del país, sin acceso siquiera a aviones o helicópteros. Que todos los restaurantes y centros comerciales de lujo, donde gravitan bolichicos y chavistas, se cierren para que dejen de hacer alarde de sus ostentaciones de poder dolarizante. Que tengan que huir de la furia de toda la masa civil y popular a la que han agobiado por casi dos décadas de latrocinio de bienes comunes. Que tengan que arrastrarse por el perdón y compasión del pueblo ultrajado. Que tengan que nadar de regreso a Cuba y correr a Colombia y al Medio Oriente cuanto mercenario funja con la tiranía. Que sufran el mismo escarmiento del pueblo. Que sean apresados por la DEA internacional por el tráfico de drogas que destruye la dignidad humana en cada rincón del mundo. Que mueran ahorcados en andamios públicos a manos de todas sus víctimas.

Estamos rodeados de muchas opiniones, declaraciones plausibles para entretenernos con posibilidades, muchas de ellas desde una percepción precisa, porque son un llamado a la sensatez ante una situación cada vez más difícil para todos los venezolanos. Sin embargo, siguen siendo una expresión de esperanza, expectativas que todos compartimos, a pesar del hecho de que no hayan dado lugar a una intervención en los últimos 19 años de interferencia cubana. Si ha habido una dilación de ese consenso que se busca, entre tantos países europeos y americanos, entre las agencias diplomáticas y las diversas instituciones de seguridad internacional, las mismas que han permanecido inmunes a la urgencia del caso; entonces es válido preguntarse si realmente hay precisión de propósito, si hay autenticidad en las motivaciones, si hay sinceridad y resuelvo. Podrían pasar otros dos, tres años y aún más nublándose una resolución entre excusas y excusas, entre oratorios oportunos a cada aspecto de la crisis, entre esfuerzos por organizar una coalición con el único propósito de organizarse sin ningún resultado efectivo, con una indolencia respetuosa, con total indiferencia hacia los escombros de una sociedad en ruinas, hacia una nación hambrienta, presa de la ignominia del exterminio, mientras los países de América y de Europa se entretienen con dudas y una adornada vacilación.

El coraje de la juventud es lo que convierte al anacronismo en terreno fértil para verdaderas revoluciones. Aquellos cínicos, hastiados y decrépitos, espumando perogrulladas sobre experticia, pueden pensar que la regresión y el estancamiento de tradiciones son fuerzas de autoridad; pero no hay necesidad de preocuparse, porque dichos vejestorios caerán en el olvido, y si fueren recordados alguna vez, será tan solo por la mancha de complacencia, la indolencia de mentes acomodaticias y mezquinas, pretendiendo resistirse al fragor de la iluminación.

22 Febrero 2018

Ricardo F Morín