La Fútil Presión de Trump

julio 5, 2018

¿Qué valor tiene el orquestado informe de noticias durante el mes de Julio 2018 –el New York Times y el Chicago Tribune entre otros–sobre los esfuerzos fallidos de Trump para persuadir a los países latinoamericanos a intervenir en la eliminación del Estado Criminal de Venezuela? ¿Por qué se nos permite saber toda esta farsa en este preciso momento, un año después de que los sucesos fueran presentados en dichos informes?

¿Cual es exactamente el propósito además de desechar y ridiculizar los intentos de Trump como ingenuos o precipitados, cuando en realidad debería ser lo contrario: que la seguridad del continente está en peligro, que no hay nada ingenuo o temerario dados los acontecimientos actuales en América Central y del Sur?

Los conflictos y vacilaciones de Rex Tillerson, H. R. McMaster y Mark Feierstein fueron barridos bajo la alfombra; la prensa nunca los cuestionó; así como el ahora expresidente colombiano Santos con su propia alianza con los Castros, tampoco estaba en el radar de la prensa; o tal como lo desestimó la prensa, los lideres de oposición de Venezuela, que conforman la partidocracia de Venezuela, tan corrupta como los que están en el poder, fueron también obviados.

¿Quién se beneficia en dichas abstenciones o iniciativas de desinformación? Ciertamente no se benefician los 27 millones de personas de Venezuela, que están muriéndose de hambre oprimidas por élites criminales mientras se entierran en una espiral de hiperinflación nunca vista en la historia humana.

Vivimos en un mundo de espejos donde los políticos tal parecen desviarse de la búsqueda de soluciones efectivas porque, como es resabido, la mayoría de los conflictos los ven bajo la óptica de intereses propios y no colectivos. Pero cuando el objetivo de evitar un conflicto prolongado que afecta a toda una región ya en el curso de casi 20 años se convierte en enterrar nuestras cabezas en la arena del olvido, la verdadera ingenuidad radica precisamente en no intervenir. Es así que la cuestionable sabiduría de tales acciones y la mala orientada prensa vendrán a morder a muchos políticos y periodistas, cuando la historia se encargue de enjuiciarlos como cómplices. La voluntad de una intervención paralela fue recientemente manifiesta por el Grupo de Lima, que ahora ha sido desacreditada gracias a dichos informes que se remontaban al consenso de septiembre del 2017 y no al del presente.

Los elementos de una intervención militar para extraer a Nicolás Maduro y sus secuaces no pueden equipararse con la eliminación de Saddam Hussein y la incitación a diferencias tribales que conllevan el radicalismo islamita. Venezuela e Irak tienen diferentes dinámicas geopolíticas. De hecho, Venezuela, un país de razas y credos mixtos, podría convertirse en una prometedora tierra de oportunidades para todos sus ciudadanos como para cualquier inversor interesado en desarrollar la multitud de sus recursos naturales. Los enfrentamientos sociales en Venezuela se deben a diferencias económicas que un régimen de criminales nunca resolverían. Y si se les dejara proseguir impunes, infectarían definitivamente su contaminante fuerza a todas las regiones de las Américas.

¿Cómo podría probarse que las sanciones económicas de los Estados Unidos son efectivas para combatir la criptomoneda junto con los intercambios transnacionales de carteles y el lavado de dinero que minan gradualmente la economía global? ¿Alguien puede saber que la influencia de estos factores pueda no ser instrumental en el colapso de la economía mundial tal como la conocemos?

Estamos rodeados de muchas opiniones, declaraciones plausibles para entretenernos con posibilidades, muchas de ellas desde una percepción imprecisa, porque son un llamado a la sensatez ante una situación cada vez más difícil para todos los venezolanos.

Sin embargo, dichas posibilidades siguen siendo una expresión de esperanza, expectativas que todos compartimos, a pesar del hecho de que no hayan dado lugar a una intervención en los últimos 19 años de interferencia cubana.

Si ha habido una dilación de ese consenso que se busca, entre tantos países europeos y americanos, entre las agencias diplomáticas y las diversas instituciones de seguridad internacional, las mismas que han permanecido inmunes a la urgencia del caso; entonces es válido preguntarse si realmente hay precisión de propósito; si hay autenticidad en las motivaciones; si hay sinceridad y resuelvo.

Podrían pasar otros dos, tres años y aún más ruminandose una resolución entre excusas y excusas, entre oratorias oportunas a cada aspecto de la crisis; entre esfuerzos por organizar una coalición con el único propósito de organizarse sin ningún resultado efectivo-organizarse para organizarse–; con una indolencia respetuosa; con total indiferencia hacia los escombros de una sociedad en ruinas; hacia una nación hambrienta, presa de la ignominia del exterminio, mientras los países de América y de Europa se entretienen en una embelesada vacilación.

Todos sabemos que la declaración de hoy (09/02/18) de Marco Rubio no fue honesta, que hace un año el gobierno de Venezuela hubiera sido “distinto” al actual Estado narco-criminal. Pero en tan solo un año, un gobierno putativo no se metamorfosea en un Estado criminal transnacional.

Lo que hoy es “distinto” son las grandes masas migratorias emergentes como resultado de la violación de los derechos humanos de un estado criminal, así como la hiperinflación, que excede más de un millón por ciento, forzando así un gran éxodo nunca visto en Sudamérica, de más de un millón y medio de personas escapando para sobrevivir a la hambruna y al declive gradual de sus vidas en los dos últimos años: un proceso que comenzó hace más de una década con una emigración que se ha elevado a 5 millones de personas o el 10 por ciento de la población de Venezuela.

Lo que fue “distinto” hace un año fue la falta de escrutinio sobre la seguridad del continente, ignorado por muchos países en espera de la investigación estadounidense sobre Rusia, que ha sido entorpecida por la posible colusión del propio presidente de los Estados Unidos de América.

Los eventos mismos están forjando la verdad la cual se impulsa en un proceso de necesidad intrínseca sobre una cruenta realidad, la cual esta por hacer rodar cabezas de políticos y criminales por igual.

El origen de la metástasis del movimiento electoral del socialismo del siglo XXI en países hispanos y latinos estriba en la concepción errada del igualitarismo al cual aspiran aquellos con falta de recursos y baja movilidad social.

De allí que veamos una juventud mayoritaria empobrecida en sus niveles de educación quienes conforman a los seguidores del partido político “Podemos” en España como aquellos seguidores del nuevo presidente socialista de Mexico, López Obrador, son la generación de indolentes vagos y maleantes que buscan un gobierno paternalista que les regale todo a costa de un régimen autócrata o criminal, que finalmente les robaría de sus propias libertades para mantenerse en el poder.

Solo vean el buen ejemplo prestado por los venezolanos, nicaragüenses y cubanos; hasta hace poco el reducto de seguidores de Correa en Ecuador, y de quienes persisten callados en la Bolivia de Evo Morales o lo que los chilenos tuvieran que sufrir para llegar a la sobriedad.

La diferencia estriba en que las generaciones del nuevo milenio no saben, ni entienden el significado de perder la libertad colectiva hasta que lo vivan en carne propia. La testarudez del rebelde consiste en no reconocer sus propias restricciones y por eso se hartan de protestar sobre desigualdades, creyendo que la llave de la felicidad resulte de la envidia mientras le puedan robar a su vecino el fruto de sus esfuerzos, en vez de educarse o trabajar honradamente. La juventud quiere ser rica y famosa sin mérito alguno. Su notoriedad estriba en la falsedad de sus nociones igualitarias. Ello sustenta y abre las puertas a las cruzadas mercenarias que los Estados delincuentes del mundo quieran alinearse en una geopolítica global para fortalecer su subsistencia.

Anuncios

Altercaciones de Piedad

julio 2, 2018

Escribo en https://ricardomorin.wordpress.com/ sobre esos elementos sórdidos de nuestra cultura: la farsa de espejismos perversos que son el ápice de la influencia mercenaria entre nuestros países; la sinergia entre ideologías acomodaticias y el ineludible hedonismo bochinchero que nos caracteriza.

En el sino de esperpento al que hemos llegado, Venezuela esta secuestrada entre la expropiación y un trágico proceso auto destructivo. Tal parece nadie cree en nadie, estupefactos en cúpulas de cristal, esperando al último respiro. No todos pueden unirse a esa diaspora que esta obligada a sobrevivir adaptándose a nuevas tierras. Muchos no pueden desterrarse a lo desconocido: aquellos aún más vulnerables quienes no tienen otra alternativa que no sea una lucha que exige gran valor, sin tregua alguna. Lloro por todos ellos a cambio de una alusiva esperanza.

¿Qué podríamos lamentar cuando líderes pusilánimes aún existan en Venezuela? Cuando no tengan alguna otra alternativa que no sea promover una esperanza asediada por la cruenta realidad, con el objetivo de aplacar la urgencia a resolver una desbordante crisis humanitaria; una crisis que implica aproximadamente 27 millones de víctimas, muriendo de hambre, estranguladas por un narco-estado, a manos de una ínfima, pero poderosa, minoría de victimarios armados hasta los dientes. ¿Dónde se haya nuestra compasión cuando semejante genocidio, afianzado a mordaces incrementos, no permite otra alternativa que la de esperar por una incierta iluminación crítica, mientras los inocentes se canibalizan entre sí, aplastados en su dignidad, con la cola entre piernas, en espera de ser sacrificados por una bestia del sadismo hasta su último gélido aliento?

Si algunos de ustedes recordara la proposición del bitcom y los mini lingotes de oro—de lo cual, hasta hace poco, hacia eco la bestia Masburra–; le podría, entonces, ser comprensible, e incluso claramente intuitivo-sin un gran excedente de perspicacia-, que detrás de tal enredo financiero, contra-utópico, descansa la sombra del autócrata Vladimir Putin, bajo cuya estrategia conspiradora se haya abrazada tal atávico entusiasmo, incentivado por un extenso régimen de mafias cuasi-corporativas, a quienes se aúnan un sin número de sátrapas, la G2 Cubana—y sus auxiliares guerrilleros “de la ‘FARC” y la “ELN” sumándoseles al igual ISIS, con el singular propósito de sustituir al dólar y al euro por un sistema cambiario a favor de quiénes fueren instrumentos, pasado y presente, de los herederos del legado del KGB. De allí que tengamos una hyperinflation que progresa más allá del millón por ciento para enterrarnos en una hambruna masiva. Y de allí el territorio de Venezuela se ha convertido en un campo de concentración a su antojo.

Mucho más deliberativos y peores que la misma Gestapo del siglo medio, estas actuales mafias rusas, el G2, la FARC e ISIS, además de ser máquinas de muerte investidas en ejércitos mercenarios y empresas anónimas, representan la inteligencia de un sistema cambiario apocalíptico. Se trata de un eje macabro que obra y se ejercita en todas las regiones del mundo con un alto radicalismo ideológico, cuyo objetivo es demoler nuestra civilización, y de cuya visión se pretenda aprovechar la susodicha oportunidad destructiva a favor de un mayor poder.

Sólo bajo los escombros de la economía imperante de los últimos siglos, estos forajidos creen que un gran poder caería potencialmente sobre sus manos. Uno sólo necesitaría preguntarse qué está sucediendo con el lavado de dinero clandestino a través de carteles trans-nacionales que, paso por paso, desequilibran los sistemas económicos occidentales y orientales, mientras destruyen al ingenuo espíritu de nuevas generaciones.

Y no faltaría reflexionar qué exista en común sobre las ideologías totalitarias y religiones ortodoxas y radicales, respectivamente de Rusia y el Medio Oriente, para explotar las distintas regiones subdesarrolladas del mundo a través del hambre mortífero, y que en tal desgaste se logre abrir una gran onda para su avance hegemónico.

REPÚBLICO FRANCESCHI

febrero 22, 2018

Venezolanos de todas las razas, géneros y tendencias despierten contra la tiranía de todos aquellos aspirantes a ser reformadores con doble discurso, en una batalla delirante por el poder, contra la duplicidad de políticos mercenarios quienes atosigan nuestra atención.

Comencemos con el autodenominado “Doctor”, Alberto Franceschi-González, quien nunca ha cumplido con los requisitos de un doctorado académico, ni siquiera ha sido provisionalmente nominado en ningún campo de estudio en universidad alguna. Haber hecho acto de presencia en unos cuantos cursos indefinidos de educación superior en la Universidad de la Sorbona no le concede título alguno, ni mucho menos le convierte en académico calificable a doctorado. Tampoco, el hecho de haber aparecido durante los años setenta en el movimiento de resistencia español, contra el dictador militar, general Franco, le enarbola como experto en ciencias políticas. Como tampoco ser un lector empedernido le atribuya la capacidad de investigación científica. En Wikipedia, se dice que Franceschi jugó un papel decisivo en el éxito del derrocamiento de la Unión Soviética antes de la Perestroika (no gracias a Gorbachov). Y como si sus vanaglorias de profesionalismo fuesen insuficientes, Franceschi emula con orgullo las exiguas teorías del ideólogo aristócrata, Alberto García-Trevijano, a quien se refiere como su gurú y hombre de mayor sabiduría en España: un activista disidente de 94 años de edad, que al hablar espuma entre labios de ira incontrolable.

En su exagerada peroración, Franceschi imposta conjurando la intolerancia y el miedo a través de un cuestionable “moralismo Católico conservador”: su visión de lo que debe ser el matrimonio institucional, como un baluarte, el cual está bajo amenaza de ser dilapidado por un supuesto sentido de inmoralidad. Según él, su concepción de moralidad se enfrenta con una operación encubierta, a la cual se refiere como una conspiración de Hollywood, cuyo singular objetivo es inculcar masivamente la homosexualidad. Su fraseología es claramente el producto de una visión reaccionaria sobre circunstancias rocambolescas en línea con el autoritarismo del Vaticano que irónicamente se unge en cónclave de pedófilos, quienes se odian a sí mismos en secreto.

Las hipérboles de Franceschi no se detienen cuando las justifica como un panorama oscuro e incomprensible: un panorama según él, formado por una maquinaria omnisciente para el control de la conducta humana a través del cine y la industria mediática. Uno no necesita ir muy lejos para darse cuenta de que Franceschi desea ajusticiar la industria del entretenimiento dirigida por no cristianos. Y, por supuesto, sería así extremadamente difícil para un hombre ordinario como él, inmerso en prejuicios religiosos y charlatanería, llegar a un análisis coherente.

Contrariamente a lo que los homófobos quisieran que creas, el matrimonio gay es un paso hacia el enriquecimiento de la institución del matrimonio. El matrimonio como expresión de compromiso por el amor entre los humanos no debe restringirse al binomio de un hombre y una mujer. Es antinatural que la diversidad de amor entre los seres humanos sea limitada por autoridad alguna. El matrimonio debe ser el resultado de la libertad individual. ¡En ese sentido, la fortaleza de la institución del matrimonio es un activo para todos los miembros de la sociedad!

Tampoco es cierto que la modalidad lingüística de origen cubano, adoptada por Podemos y el PSUV, para adjudicar sufijos femeninos erróneamente a nombres colectivos sea ejemplo de la libérrima sexualidad que Franceschi pretende ridiculizar. Pero cierto es que su ignorancia es tan tenebrosa como belicosa. El matrimonio que santifica la capacidad de amar entre parejas del mismo sexo solo puede elevar la armonía entre seres humanos. Quien crea lo contrario esta basado en un basto perjuicio y resentimiento personal.

Estas diatribas de Franceschi son así de contradictorias, porque de un solo plumazo descalifica su propio apoyo a favor de las llamadas libertades colectivas, tal como aparentan haber sido erigidas por el movimiento MCRC de García-Trevijano, haciendo así falso el significado de República promulgado por su líder. que en un mejor sentido de inclusión se referiría a la diversidad humana, que es parte ineludible de la naturaleza en toda su complejidad. Es aún más grave cuando en la búsqueda de un mundo mejor del que el ser humano haya sufrido, en lugar de afirmar un mejor entendimiento del ser humano en todas sus complejidades, la división tribal, la marginación y persecución, deban ser enfatizadas por semejante pretendientes de reformas, así, como de hecho, la raza humana ha vivido atormentada desde sus orígenes milenarios, es decir; por infames reformadores religiosos a favor de valores “tradicionales.”

Las incoherencias apopléticas y galimatías típicas de Franceschi–su santurronería en el uso del lenguaje–, van mano a mano con hacerse llamar doctor, lo cual confabula una autoridad que no tiene; muy a pesar de que se haga práctica general de ello entre abogados y otras disciplinas del saber humanista en países hispanos. Dicha práctica les brinda el prestigioso pero ficticio cache de alguien capaz. Se trata de una práctica sin escrúpulos, que por muy inteligentes y narcisistas, sus adeptos están siempre preparados para presentar un análisis incompleto, insincero además de mediocre y cursi. Pudiese creerse que su propio sentimentalismo concite sentirse merecedor de todo acólito, pero la realidad es siempre más compleja e incierta de la que Franceschi pretende; menos clara que una biografía en wikipedia, abonada por sus seguidores. Su histrión temperamental y gesticulación agitada manifiesta inestabilidad de carácter: una vulnerabilidad que compromete su discurso ya de por sí ineficiente. Hago entonces mi misión desvestirle para balancear el seguimiento que unas 300.000 personas le hacen, adulándosele como si fuese un reformador que nos salvase de la tiranía Castrista.

En su etapa incipiente como animador de la política, Alberto Franceschi se jacta de ser Repúblico, tal como llama a su programa de EVTV. Con la imagen indeleble del conocido retrato del general Francisco De Miranda encarcelado en La Carraca (irónicamente una vez traicionado por el mismo Simón Bolívar quien se convertiría en fundador de la patria–venerado por todos los venezolanos), Franceschi habla de las raíces históricas de lacras partidistas en Venezuela sin exponer que la dictadura tiránica de Venezuela, hecha por matones, estaba dirigida hasta hace poco por el presidente totalitario de Cuba, Raúl Castro (hoy en día Miguel Diaz-Canel), y que Nicolás Maduro tan solo actúa como su hombre de paja pro consular. De hecho, Venezuela se convirtió en una dependencia de Cuba ocupada por mulas cubanas desde mucho antes de los comicios electorales de la dirección de Hugo Chávez (sirviéndole este también de mula), resultante de sesenta años de interferencia Castrista a través de guerrillas, para luego convertirse en partidos afiliados a la corriente principal del cuerpo representativo venezolano, aupados al mismo tiempo por una clase elitesca a quien les convenía servirles como cómplices. Se puede decir que Venezuela estuvo preparada para llegar a este esperpento crítico en su historia neocolonialista, entre caudillos centenarios y su inmadurez política. ¿Qué más se puede esperar de generaciones pasadas inclinadas a la distracción de “cuánto hay pa’ eso?”: Una corrupción de partidocracia tradicional, la cual Franceschi intenta borrar a través de la renovación del cristianismo. Sus argumentos y arengas incoherentes también son parte de una distracción análoga al “zelotismo” de Savonarola durante los años de la inquisición florentina del siglo XVII; e igual al desenfreno de las pasiones en el clero durante la Inquisición Española. Pero una cosa seria condenar la Dictadura Castrista en Venezuela y otra es convertirse en condenador de la diversidad humana bajo el manto de protección de la familia. Una cosa es ser cristiano católico y otra es posar como un velado anti-semita. La historia humana nos ha dado suficientes ejemplos de reformadores que terminan siendo peores de lo que han querido reformar. Esto no es más que una burla de quien pretende presentarse a nuestro servicio. Recordemos a Hitler o al susodicho Girolamo Savonarola; y dígame Ud., si Franceschi no pudiese caer ciertamente en los mismos excesos.

Con medias verdades y un discurso de significado doble, el complejo conflicto venezolano no se puede resolver. Venezuela será libre cuando desaparezca el espantoso legado de los Castros coludido con el narco-tráfico, el cual también se encuentra aunado a la infiltración islamita radical, tal como han sido propagados clandestinamente en los países de América. Esa es la verdadera amenaza que nos desafía a todos, para lo cual se requiere acción, con menos parloteo de entretenedores y menos histrionismos de telenovela política.

La verdadera solución está en manos de cualquier fiscal o tribunal de los países occidentales, quien, con voluntad legal propia, y potestad sobre el pacto de la Convención de Palermo, pueda detener y arrestar a todo miembro del organismo ilícito que actúa para delinquir o mantener impunidad, en vez de gobernar. Ese sería el marco legal para eliminar al Narco-estado venezolano en asociación con PDVSA. Dicha asociación es un puente para el crimen organizado que facilita el tráfico de drogas, blanquea dinero inclusive de Rusia e Iran, así como sufraga movimientos terroristas en el Medio Oriente. Esto afecta de igual modo a todos los países de las Américas, y Europa. Efectivamente el Convenio de Palermo se podría aplicar al caso del crimen organizado en Cuba y Rusia. Sin duda alguna el consenso entre todos los países de las Américas sería beneficioso, aunque no necesario, para poder lograr la seguridad del continente. Tan solo se requiere el dictamen de una corte, en un país, donde exista el estado de derecho y la separación de poderes. Este podría ser el caso de los Estados Unidos y su brillante Constitución de 1789 (revisada y enmendada hasta 1992), la cual permitiría al departamento de justicia de los Estados Unidos (Attorney General Jeff Sessions) aplicar la ley “The Racketeer Influenced and Corrupt Organizations Act (RICO) a PDVSA como una organización ilícita sin el consenso de ningún magistrado de otro país y ningún presidente, inclusive independientemente del mismo actual presidente Donald Trump.

Por otro lado al adoptar como sicofanta el extremismo de la agenda Trumpista y su gabinete ministerial “kakistocrático”, lejos de brindarle a Franceschi una ideología homologable al de querer ser Repúblico, compagina con el mismo radicalismo de sus hiperbólicos contrastes para brindar ideas que no son viables –en vez de promover una solución que es bastante simple. Al contrario, Franceschi le brinda deferencia al mismo corrupto Neo-Zcarista Vladimir Putin, remedándolo en sus dúplices posturas.

Recientemente, Franceschi ha llegado a tildarme por Twitter de ser un tronco de “marico” al yo decirle que su agenda consiste en hacer de la homosexualidad su chivo expiatorio, a la par con la cacería de brujas rusa de Vladimir Putin. Que gran elogio le replicaría, en parte, ya que me doy la tarea de conocerme, sin esconderme en subterfugios; a diferencia de Franceschi, quien realmente encubre su identidad entre delirio y mentiras.

Al igual que Chávez, quien suscitara el odio entre clases en nombre de un ficticio igualitarismo–el legado Castrista representado por Maduro hoy en día–, la ideología de Franceschi es divisiva, investida como predica su rechazo a la diversidad de géneros, tal como en la Edad Media hubiese sido negar que la tierra fuese redonda y no el centro del universo. Después de dos largos milenios de persecución occidental, gracias a una iglesia ortodoxa, la comunidad LGBTQ a la luz científica ha podido lograr su validación a través de un mejor entendimiento de lo que significa la diversidad de géneros , gestándose en los últimos sesenta años una apertura histórica a nuestra humanidad y concepto de familia: Una concepción mucho más avanzada que la limitada vision de la familia del medioevo–basada en un binomio heterosexual–que se fundamentaba sobre la procreación, y propiedades materiales y físicas– a ser reemplazado por el diseño del feto. En vez de ver lo positivo sobre la expansión del amor humano y las ciencias, Franceschi elige enemistarse en contra de un avance significativo, y demostrablemente en contra del 10% de la totalidad de la población humana, mientras se llena la boca con el eslogan de libertades colectivas autodenominándose–inmodestamente–como un venerable Repúblico entre repúblicos.

Franceschi es sumamente astuto en presentar medias verdades con el deseo de promover una Venezuela investida en la ortodoxia del cristianismo–el legado antisemítico del Imperio Romano– y así, con medias verdades, levantar las grandes mentiras que tanto le consumen: Un lobo con ansiedad mesiánica. Hay muchas voces venezolanas, de académicos que descuellan en todos los campos del saber, quienes agrupan células de resistencia activa en el anonimato, quienes realmente llevan la labor transformadora de nuestra Venezuela, quienes no malgastan sus tiempos como telenoveleros del entretenimiento para una audiencia de internautas. Por muchos méritos que pretenda autodenominarse, Farnceschi sigue siendo un advenedizo a las reformas que habrán de tomar lugar en nuestro país.

Venezolanos! Peor que el fraude del poder electoral es el partidismo corruptor de la oposición. Peor que la tiranía Castrista; Chavista, Islamita; Madurista y Diosdadista es la pasividad de un pueblo que continúa creyendo en liderazgos fantasiosos, o en el voto sagrado mientras se apañan a un estado corrupto. Peor que la tiranía es la mente del pueblo subyugado quien todavía cree en una salida electoral. Peor aún, es el que sigue pensando que sus oraciones para no rendirse a los tiranos les diesen consuelo alguno, el que cree que hay que orar rogando por medidas externas a sí mismos. Es el principio de un anfibio sumergido en ponchera sobre fuego, que se acostumbra al agua incluso cuando su existencia hierve hasta la muerte, igual al chivo atado que sólo puede moverse hasta la extensión de su traílla.

Ignorar la tiranía venezolana a través del abstencionismo electoral fue una táctica positiva, pero se necesitaba mucha acción para vencer a nuestros verdugos, de cuajo, removerle a la serpiente cascabel su cabeza. Hay que rechazarla en todas nuestras acciones. Rechazar la carnetizacion que activan los grillos del secuestro. La “carnetización” del partido autocrático de PSUV –representado por el tirano títere de Raul Castro, Nicolás Maduro–es un instrumento para adelantar la sumisión de la población venezolana a un regimen totalitario, emponzoñado por el Chavismo, como si marcaran la piel del ganado, análogo al sistema de campos de concentración de Hitler, garantizando así el ostracismo y genocidio de una mayoría disidente. La clase pobre que vende su alma por migajas para sobrevivir es presa de la ignominia de un sistema de matones partidistas del estado, quienes están dedicados a robar los bienes comunes de la nación en nombre de una revolución ficticia, apropiando ideologías igualitarias que no cuadran con su manera de delinquir. Que más quisiera la agenda Castrista que eliminar por desgaste a una oposición de algo parecido a 23 millones de venezolanos y así poder disponer libremente de las riquezas del territorio venezolano: El gran sueño del avaro Fidel. Pero los venezolanos no son iguales a los súbditos cubanos. Los venezolanos no se vencen en la indignation del silencio. Seria preferible resistirse por una Libertad que perdure que rendirse por el temor a la muerte.

Es necesario no darle sintonía a toda la red televisiva oficialista de la nación, como tampoco darle sintonía a reformadores reaccionarios iguales a Franceschi . No comprar ninguno de los periódicos del día que difunden la propaganda del Narco Estado. Hacer manifestaciones en contra de todos los bancos del país, quienes se desempeñan como proxenetas del sistema cambiario a instancias del Kremlin y el Narco Estado. No pagar de manera masiva los servicios de utilidades de luz y agua, además de teléfonos y celulares. Protestar en contra de sus tribunales y dirigentes del legislativo. Provocar un trancazo administrativo que afecte la gobernabilidad de la tiranía. Que sean ellos también los secuestrados. Dejar los carros trancando las calles. Sacrificar el trasporte público y privado como barricadas viales para que no haya movilización ni trabajo. Que todas las vías del país sean inaccesibles al trasporte militar y paramilitar. En otras palabras ejercer un paro cívico general que ahogue a los secuestradores del país, sin acceso siquiera a aviones o helicópteros. Que todos los restaurantes y centros comerciales de lujo, donde gravitan bolichicos y chavistas, se cierren para que dejen de hacer alarde de sus ostentaciones de poder dolarizante. Que tengan que huir de la furia de toda la masa civil y popular a la que han agobiado por casi dos décadas de latrocinio de bienes comunes. Que tengan que arrastrarse por el perdón y compasión del pueblo ultrajado. Que tengan que nadar de regreso a Cuba y correr a Colombia y al Medio Oriente cuanto mercenario funja con la tiranía. Que sufran el mismo escarmiento del pueblo. Que sean apresados por la DEA internacional por el tráfico de drogas que destruye la dignidad humana en cada rincón del mundo. Que mueran ahorcados en andamios públicos a manos de todas sus víctimas.

Estamos rodeados de muchas opiniones, declaraciones plausibles para entretenernos con posibilidades, muchas de ellas desde una percepción precisa, porque son un llamado a la sensatez ante una situación cada vez más difícil para todos los venezolanos. Sin embargo, siguen siendo una expresión de esperanza, expectativas que todos compartimos, a pesar del hecho de que no hayan dado lugar a una intervención en los últimos 19 años de interferencia cubana. Si ha habido una dilación de ese consenso que se busca, entre tantos países europeos y americanos, entre las agencias diplomáticas y las diversas instituciones de seguridad internacional, las mismas que han permanecido inmunes a la urgencia del caso; entonces es válido preguntarse si realmente hay precisión de propósito, si hay autenticidad en las motivaciones, si hay sinceridad y resuelvo. Podrían pasar otros dos, tres años y aún más nublándose una resolución entre excusas y excusas, entre oratorios oportunos a cada aspecto de la crisis, entre esfuerzos por organizar una coalición con el único propósito de organizarse sin ningún resultado efectivo, con una indolencia respetuosa, con total indiferencia hacia los escombros de una sociedad en ruinas, hacia una nación hambrienta, presa de la ignominia del exterminio, mientras los países de América y de Europa se entretienen con dudas y una adornada vacilación.

El coraje de la juventud es lo que convierte al anacronismo en terreno fértil para verdaderas revoluciones. Aquellos cínicos, hastiados y decrépitos, espumando perogrulladas sobre experticia, pueden pensar que la regresión y el estancamiento de tradiciones son fuerzas de autoridad; pero no hay necesidad de preocuparse, porque dichos vejestorios caerán en el olvido, y si fueren recordados alguna vez, será tan solo por la mancha de complacencia, la indolencia de mentes acomodaticias y mezquinas, pretendiendo resistirse al fragor de la iluminación.

22 Febrero 2018

Ricardo F Morín

En Defensa de la Poesía:

mayo 9, 2017

Observaciones Sobre La Naturaleza de Percepción

Dante (detalle), Domenico di Michelino, Florencia 1465 Dante (detalle), Domenico di Michelino, Florencia 1465

En Defensa de la Poesía:

¿Puede nuestro pensamiento expresar una verdad absoluta, o es siempre solo una aproximación a la realidad?

R.F.M. 5/2014

En La Republica (circa 380 aEC), los diálogos de Platón (428-347 aEC) definen el valor de la literatura didáctica, sobre todo el valor teológico y la retórica, mientras al mismo tiempo citan que “hay una vieja disputa entre la filosofía y la poesía” (República, Libro V, 607b5-6).

Por el uso de metáforas, la dialéctica socrática de Platon presume que la poesía sólo sea un camuflaje[*] que suprima la verdad de nuestra realidad, por lo tanto la poesía sea incapaz de transmitir verdades divinas. Esta interpretación se extiende a las tradiciones grecolatinas europeas y persiste dicotomizada en contraste con el desarrollo de la literatura religiosa medieval del occidente—paradójicamente, empero, el dominante arraigamiento de la…

Ver la entrada original 592 palabras más

Sobre el Aprendizaje y la Percepción

junio 30, 2014

Sólo una mente que no se ha comprometido, una mente que no pertenece a nada, que no se limita de ninguna manera, sería una mente que podría aprender. Hay cosas en la vida que no se pueden fingir: Creo que este sea el caso cuando se tenga una ideología, se pretenda todo el tiempo que uno no sea egoísta, y se pretenda que no se sea violento, mientras que en su corazón y su mente esté lleno de desprecio, al determinarlos parámetros de cualquiercontraste.

En el mundo actual, donde hay tantos problemas, somos suceptibles a perder nuestra brújula moral, y la pérdida de la calidad de nuestra percepción: la calidad de la audición, así como la calidad de la sensibilidad. Si estamos enojados, pero somos capaces de reprimir la ira, o a modo de controlarnos a nosotros mismos, a no dejar que el enojo aumente de nuevo, nuestras mentes podrían seguir siendo insensibles como al principio. Uno puede deshacerse del odio, pero si la mente y el corazón todavía fuesen mesquinos crearán aún más antagonismos. Por lo tanto no habrá fin al conflicto.

Conciencia trae consigo su propia iluminación. Pero hay que ponerla en marcha, es necesario iniciarla, así como agarrar la cola de un cometa, lo que se debe sentir antes de seguir adelante. El descubrimiento de nosotros mismos es interminable, y se requiere una investigación constante, una percepción que sea total, una conciencia en la que no haya selección alguna. La distancia de las estrellas es mucho menor que la distancia a nosotros mismos. Este viaje es realmente una puerta que se abre a la persona en sus relaciones con el mundo.

Abril 2, 2014

El Bochinche Venezolano

junio 28, 2014

La página web del 10 de Mayo de 2010, a seguir, presenta pruebas implícitas de que Simón Bolívar fuera ejecutado a los 47 años de edad por orden del presidente de EEUU, Andrew Jackson antes de que Bolívar pudiese iniciar un bloqueo de la disolución de la Gran Colombia a finales de 1830. Dicha disolución era dirigida por un deshonroso oportunista: el tan vanagloriado ‘centauro de los llanos’ José Antonio Páez.

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article15039

Cada uno de los presidentes de la república venezolana, en particular aquellos militares, a partir de José Antonio Páez hasta el reciente fallecido Hugo Chávez, así como el actual pro-consul cubano, Nicolás Maduro, todos ellos han participado en un proceso de desinformación en detrimento de la libertad de nuestro pueblo.  Al igual, abundan historiadores que parlotean necedades haciendo muy difícil el buen entendimiento de los hechos reales.  Si bien se divierten con sentimentalismos destinados a la ampliación de sus equivocados intereses personales, también les despojan al pueblo de un mejor entendimiento sobre sus bienes comunes. Haciendo eco de las últimas palabras estupefactas de Francisco Miranda, tal como fuesen ellas dirigidas al mismo Simón Bolívar, cuando éste lo defraudara acusándole de traidor, y que en consecuencia lo destinase a su muerte, mientras estaba preso en la Carraca bajo el yugo Español:

“Bochinche!  Esta gente (los militares) no es capaz sino de hacer bochinche!”

La falta de seriedad impera entonces como ahora en esta pequeña Venecia arrancada de la Gran Colombia. Con tal facilidad se pierden los estribos de caudillo a caudillo al paso de los tiempos y todavía seguimos sin un rumbo productivo, dirigiéndonos como siempre hacia un futuro incierto. De qué sirven tantas cambios constitucionales y cinco repúblicas ya sin valor alguno, mientras no nos tomamos en serio como individuos.

La propiaproclamación de unBolívarantes de morir enSanta Marta, Diciembre 1830,da a luz lafalta de concienciade suspropias faltas, mientras revelaclaramentesu narcisista complejo mesiánico:

Colombianos:

Habéis presenciado mis esfuerzos para plantear la libertad donde reinaba antes la tiranía. He trabajado con desinterés, abandonando mi fortuna y aun mi tranquilidad. Me separé del mando cuando me persuadí que desconfiabais de mi desprendimiento. Mis enemigos abusaron de vuestra credulidad y hollaron lo que me es más sagrado, mi reputación y mi amor a la libertad. He sido víctima de mis perseguidores, que me han conducido a las puertas del sepulcro. Yo los perdono.
Al desaparecer de en medio de vosotros, mi cariño me dice que debo hacer la manifestación de mis últimos deseos. No aspiro a otra gloria que a la consolidación de Colombia. Todos debéis trabajar por el bien inestimable de la Unión: los pueblos obedeciendo al actual gobierno para libertarse de la anarquía; los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando su espada en defender las garantías sociales.
¡Colombianos! Mis últimos votos son por la felicidad de la patria. Si mi muerte contribuye para que cesen los partidos y se consolide la Unión, yo bajaré tranquilo al sepulcro.”

Empero nuestra realidad es otra. La auto complacencia de Simón Bolívar fue percibida tan solo por él mismo en la soledad, y no ayudó a consolidar ninguna unión: sin una base sólida para erigirla, tan solo la ambición de un deseo. Así se estableció el camino hacia el culto a la personalidad. Su legado es representativo de las garantías sociales reprimidas por la violación de sus gobernantes. La anarquía prevalece porque los políticos sólo están interesados en la adulación mientras se hincan a lacrar bienes comunes.

La ideología política es sólo una herramienta para ensordecer la inteligencia de

su pueblo. Y al igual que antes y ahora, el fanatismo y la autocracia reinan en nuestra tierra.

“Bochinche!  Esta gente no es capaz sino de hacer bochinche!”

Ricardo F Morin 06/28/14

Una Celebración en Nueva York

mayo 12, 2014

Durante los acontecimientos al azar de nuestra vida social, me pregunto ¿cuál es la importación de o a nuestra identidad personal? Tal vez nos influenciamos conjuntamente: Creo que pueda ser no tanto por el significado de nuestros pensamientos individuales, sino por la calidad de nuestra relación. Aunque, no puedo evitar sentirme arrastrado o impresionado por la aleatoriedad de todo.

RFM 05/12/14

Después de que la ‘Ley de la Defensa del Matrimonio” fuera declarada inconstitucional en junio de 2013 en los Estados Unidos de América, nuestros amigos John y Ted poco después habían procedido a celebrar su boda en una pequeña ceremonia privada en la residencia de ellos, en Washington DC. Habían vivido juntos por más de 16 años, casi tanto como David y yo hemos estado juntos. Fue una decisión tan repentina, que John y Ted no fueron capaces de incluir a sus amigos más cercanos y la familia de la ciudad de Nueva York y de otros lugares; por lo que el pasado viernes prepararon una cena especial para conmemorar su boda en el Club Lotos donde se quedaban en la ciudad de Nueva York. John, quien es un autor publicado y Ted, que es un musicólogo, han sido miembros del Club Lotos desde hace mucho tiempo.

El Lotos Club, uno de los clubes literarios más antiguos de los Estados Unidos, se estableció el 15 de marzo de 1870, por un grupo de jóvenes escritores, periodistas y críticos. El club fue nombrado “en broma” por la calidad de aficionados exhibida por los comedores de Lotos de la Odisea. Desde su creación, su misión era la de promover y desarrollar las artes y las humanidades, y proporcionar un lugar de encuentro para las profesiones liberales y otras personas interesadas sobre sus objetivos.

Entre los invitados de John y Ted se encontraban el hermano mayor de Ted, quien es un asesor financiero; su esposa, que es una mujer inglesa, dibujante de la flora y la fauna; un organista de iglesias; un administrador para una fundación de música, dos actores muy conocidos, uno jubilado y otro que sigue activo en sus setenta, y, finalmente, un arquitecto. Ahora, permítanme compartir el intercambio de ideas que tuvieron lugar.

Durante el brindis y entremeses hablé con John de la carta que había recibido del presidente Barack Obama cuando entonces expresé mi entendimiento de lo que podría tratarse de un intento de proteger las estrategias por el pueblo de Venezuela, del que pronto se espera pueda revertir la crisis. También hablé con el actor Greg Callahan sobre su reciente estreno de la película llamada “Default.”  Después a la sala del comedor en un elegante estilo Georgiano, entre los más cercanos a mí, me sentí muy intrigado por las extensas conversaciones, llenas de creencias cínicas acerca de la educación ineficaz y el imperativo de las nuevas generaciones para enfrentarse a sí mismas con otros países mediante el aumento de su poder adquisitivo. Y luego el interrogativo acerca de la próxima elección presidencial, en lo que respecta al hecho de que el poder parecía estar concentrado entre las dos familias, los Bush y los Clinton.Hasta ese momento, oí a todos en silencio hasta que el jesuita en mí finalmente logró el valor suficiente para poner las cartas sobre la mesa en un intento de aclarar algunas de las cuestiones que se estaban discutiendo. En una ocasión les sugerí que Elizabeth Warren era una oponente adecuada para la presidencia, aunque pueda ser difícil para ella competir en un ámbito nacional en este momento. También les sugerí que, finalmente, un latino podría plantearse en horizontes no muy lejanos. Me referí a alguien de la estatura del senador Robert Menéndez, y rechacé la idea de que Marco Rubio pudiese ser alguna vez una alternativa, ya que, a pesar de que era muy inteligente, él nació en Canadá.Mientras continuaban a hablar en mofa sobre los inmigrantes ilegales, critiqué la idea de que los hispanos fueran considerados ajenos a los Estados Unidos. Les recordé a todos que los hispanos han estado aquí alrededor de un siglo antes de que los ingleses hubiesen llegado a éste continente. A continuación, la conversación cambió a un tono más bien farisaico al hablarse de los inmigrantes ilegales; cuando también argumenté que sin la mano de obra mexicana y centroamericana, legal o no; este país no funcionaría. En cualquier caso, las conversaciones estaban llenas de banalidades, y el contenido era bastante convencional. Todo el mundo fue muy afable pero me sentí aún más fuera de lugar.

Antes de partir esa noche, la atención fue traída al hecho de que la posición actual del Club Lotos se ha utilizado desde 1947 y que el hermoso edificio que ocupa en la calle 66 al este de la ciudad, en un tipo de estilo francés Cartouche, había estado construido en el año 1900, encargado por una dama de la alta sociedad de Nueva York como regalo de bodas para su hija.RFM 05/12/14

En Defensa de la Poesía:

mayo 9, 2014
Dante (detalle), Domenico di Michelino, Florencia 1465

Dante (detalle), Domenico di Michelino, Florencia 1465

 

En Defensa de la Poesía:

¿Puede nuestro pensamiento expresar una verdad absoluta, o es siempre solo una aproximación a la realidad?

R.F.M. 5/2014

En La Republica (circa 380 aEC), los diálogos de Platón (428-347 aEC) definen el valor de la literatura didáctica, sobre todo el valor teológico y la retórica, mientras al mismo tiempo citan que “hay una vieja disputa entre la filosofía y la poesía” (República, Libro V, 607b5-6).

Por el uso de metáforas, la dialéctica socrática de Platon presume que la poesía sólo sea un camuflaje[*] que suprima la verdad de nuestra realidad, por lo tanto la poesía sea incapaz de transmitir verdades divinas. Esta interpretación se extiende a las tradiciones grecolatinas europeas y persiste dicotomizada en contraste con el desarrollo de la literatura religiosa medieval del occidente—paradójicamente, empero, el dominante arraigamiento de la simbología religiosa. Es a partir del siglo trece y catorce que los grandes pensadores italianos Dante Alighiere (1265-1321), Francesco Petrarca (1304-1374 ) y Giovanni Boccaccio (1313-1375 ) inician una concepción humanizadora del mundo. Ellos se identifican con una síntesis de la filosofía platónica mediante la cual las metáforas en la poesía se afirman desde ahora en terminos positivos. Aunque ellos estaban siempre conmovidos por el legado de la antigüedad; también se preocupaban de desarrollar nuevas tendencias literarias que se desprendiésen de la tradición. Esta época llegará a conocerse como el Renacimiento[**]: El comienzo de la era de la literatura moderna a través de la exaltación metafísica de la poesía.

En el De vulgari eloquentia (circa 1302), Dante elabora un análisis de todos los estilos y registros lingüísticos, aunque al final solo llega a abordar el estilo sublime o trágico. Esta labor se centra en la obra de la Escuela siciliana y la de los Estilnovistas sobre el tema amoroso. Dante reconoce que la poesía también pueda trasmitir verdades divinas, esto es, que además de resultar placentera, las expresiónes alegóricas, sobre pasiones humanas, son útiles, didácticamente hablando.

También Petrarca, en la Carta X, 4 de Le Familiari (1349) aborda la cuestión de la alegoría como clave interpretativa de la poesía en la Edad Media; para ello, establece el uso de la alegoría como la principal semejanza entre el estilo teológico y el poético. En este sentido, en su opinión, el origen de la poesía está en un uso especial del lenguaje para apelar a lo divino.

Luego, al lado de la atención biográfica que presta al poeta Dante, Boccaccio expone una defensa rigurosa de la poesía y se sitúa además en la tradición interpretativa tanto de los textos profanos, como de los sagrados, persiguiendo en ambos un segundo nivel de significación.

En su alegato por la poesía, Boccaccio exalta el servicio que esta presta con su poder. Su tratado en latín titulado Genealogiae deorum gentilium libri–completado en 1360, y enmendado hasta su muerte en 1374–, es una especie de manual para poetas y lectores de poesía que resultaría importante como transmisora de la mitología clásica de la Edad Media al Renacimiento. Su singular defensa de la poesía se basa en distintos principios. Su universalidad, su antigüedad, el respeto que siempre ha concitado entre los poderosos, su origen divino que la apartaría de cosas terrenales, etc. . ., se sintetizan en la idea de que la poesía concita tres aspectos esenciales: la verdad, la ficcionalidad y la belleza. Por lo demás, las condiciones indispensables a la hora de la creación literaria: la disciplina, el estudio y el trabajo del poeta, no obstan al orígen divino, o a la revelación de lo que es sublime. Boccaccio intenta así demostrar que cuando se interpretan alegoricamente los textos seculares, estos también pueden reflejar una verdad tanto moral como religiosa.

R.F.M. – New York City, Abril 28, 2014

[*]Nota: El término “camuflaje”--enmascaramiento de la naturaleza--, el cual se utiliza en La República, Libros II, III y X por Platón (circa 380 AEC), difiere del término "mimetismo" del griego mimēsis--en el sentido de una imitación laudable--que se utiliza por primera vez en 1550.

[**] Wikipedia: ‘El Renacimiento' es una palabra francesa acuñada por el historiador francés Jules Michelet y diseminada por el historiador suizo Jacob Burckhardt en el siglo 19. Este nombre se ha utilizado históricamente en contraste con 'la Edad Oscura', cuyo término acuñara Petrarca para referirse a lo que ahora llamamos 'la Edad Media.'

Paraíso Celeste

mayo 9, 2014

Ulises llega a conocerla como la tierra de las sirenas que durante el Medioevo se convertiría en un gran imperio marítimo. Se encuentra a los pies del gigante Monte Cerreto, donde el ducado de Amalfi fuera una vez a refugiarse, como si en crisálida de musas ancestrales.

La tragedia de la duquesa de Malfi de John Webster, así como el realismo de Henrik Ibsen y la Gesamtkunstwerk del muy vilipendioso Richard Wagner se han hecho eco de la suerte de este legendario cariátide del placer sobre el Golfo de Salerno. Entre los acantilados, movimientos de fuentes estrepitosas danzan rimbombantes al ritmo de la Podalirio más allá de las Cruzadas menos venerables, claustros o monasterios, exhalando la metamorfosis barbárica de tantas razas. Sin embargo ahora, una mirada inquieta sobre el caminar desde la génesis del pasado perfila el seductor aroma de la dulce vida.

Excavado en un promontorio en el borde de un precipicio, entre los pueblos de Cetara y Vietri, proporcionando anchoas en aceite y cerámicas multicolores, se encuentra lleno de azulejos nuestro hermoso hotel llamado Cetus. En la cacofonía cromática del arco iris y salientes con la brújula eterna, sus regatas de remo zigzaguean a lo largo de la costa del mar, guiadas del sur hacia el noroeste, desde el Mar Tirreno al Mar de Liguria.

A su entorno, el río Canneto cruza el valle de los molinos que susurran baladas renacentistas al famoso papel bambagina. Como para retroceder de nuestro paso, los fiordos se encogen bajo un cielo brillante, acariciado por la niebla fina de vientos fríos. Oímos el rumor de las abejas y el penetrante aroma a ‘sfusato’ de Aetna; y del limocello se exprime suavemente magma embriagadora. Las entrañas peninsulares escupen el sabor y aroma de sus frutos llamativos. Tan intensa es la República Amalfitana que siembra la lava en el agua turquesa y los acantilados que la han amurallado.

Cantamos el Falalella bajo la penumbra crepuscular. Y luego levitamos sobre el resplandor de la costa de Salerno, Positano y Ravello, mientras éstas se lavaban en la llovizna fresca. Con el flujo y reflujo de la vida, las nubes enrojecidas se miraban en el espejo de las aguas tranquilas, barriendo la bahía azul salernitana. Amalfi, ciudad de Salerno, se encuentra enmarcada por la Región de Campania, donde los santuarios de Herculano y Paestum fueran construidos majestuosamente. Y a partir de las cenizas que hilvanaban tiempos mitológicos, las expediciones arqueológicas de Pompeya en el siglo XVIII exhumaron, entre muchos hallazgos, pinturas de la antigüedad que habían ilustrado el Ciclo de los Misterios Romanos, así como las conquistas de Alejandro Magno.

El tacto de antiguas manos todavía reverbera en el movimiento de nuestros sentidos. Dulce la imagen bajo el sol de primavera, que rebotara de barranco a cañada, y tambaleándose de escalinata a escalera hasta llegar al embarcadero ancestral. Habíamos anclado cerca del muelle desde donde se desplazaron las grandes galeras. Ellas como yo y mi amado nos dispersamos, dejando atrás la visión del paraíso de las sirenas.

Ricardo Morin 04/20/14

La Perla Sublime del Adriático

abril 27, 2014
Saludo al Palacio Ducal por el vedutista símbolo de Venecia Antonio Canaletto 1697-1768, Saludo al Palacio Ducal por el ‘vedutista’, símbolo de Venecia, Antonio Canaleto 1697-1768,

 

Antes de visitar la República de Venecia, dibujé la memoria que el genovés Cristóbal Colón, había bautizado a mi país como la Pequeña Venecia. Mientras que Venecia fue construida sobre un delta en la laguna de Veneta al borde del mar Adriático, Venezuela era un universo paralelo, sobre el lago de Maracaibo al borde del Mar Caribe, donde hubiésen chozas nativas, precariamente apoyadas sobre pilotes clavados en el fango profundo de las aguas.

A diferencia de las asociaciones de Cristóbal Colón entre Venecia y Venezuela, a mi parecer, Venecia era sumamente romántica e idealizada antes de verla. La conocía a través de las ilustraciones pictóricas, las inigualables pinturas de Giovanni Canaletto y Francesco Guardi, por los grabados majestuosos de la Antigüedad de Giovanni Piranesi y por las fantásticas vistas panorámicas del pintor Inglés William Turner. En suma, la conocía a través de tantas apologías artísticas y poéticas, por el eco de Thomas Mann , Nietzsche , Goethe ; como el eliseo del mar ( según Poe ); la reina de los mares (según Dickens); la locura producto del genio (según Herzen ); mitad trampa, mitad fábula (según Mann); la ensoñación de un espejismo de laguna, fantasía ultra-terrena, la ciudad inverosímil de Carlo Goldoni, a través de los ojos de sus amantes, quienes la contemplaron al paso de los siglos con tanto ardor, a pesar de todos los desafíos ambientales de nuestros tiempos. Creo Venecia ostenta su encanto precisamente en su propia fragilidad. Venecia es sin duda alguna así de incomparable. Solo véanse el testimonio de sus grandes monumentos, sus centenarios puentes y canales, 400 y 180 respectivamente, investidos por la magia de una gran perseverancia y talento, por los que ella logra lógicamente a acceder al título nobiliario, merecidamente recibido, como la Serenísima.

Como pintor , mi gran interés fue el hallazgo estrecho, con una vista magnificante del suavísimo y dulce colorido de las pinturas al óleo de Antonio Vivarini, Pisanello, Giovanni Bellini, Vittore Carpaccio, Jacopo Basano, Tiziano Vecelli, Palma il Vecchio, il Furioso Jacopo Tintoretto, Lorenzo Lotto, Paolo Veronese, y Gianbattista Tiepolo-– sólo para nombrar algunos de los grandes pintores de Venecia. No existe manejo alguno similar a la manipulación de los colores de la escuela veneciana clásica, a su agridulce espectro característico que profundiza la atmósfera que cubre generosamente la forma humana, como ninguna otra escuela ha sido capaz de hacerlo. Aunque su elegancia y riqueza son intangibles; su goce es también inigualable. Todo en Venecia habla de un carácter único y apasionado sobre su ascendencia. De igual medida su arquitectura palaciega donde se combinan tantos estilos: el bizantino , el musulmán , el gótico, el de Palladio–del mundialmente famoso arquitecto veneciano Andrea Palladio, políglota renacentista, traductor de los cánones de la Antigüedad griega y romana– a la exuberancia del barroco representado por Baldassare Longhena.  Aún así, entre un montón de cosas de que hablar en tan poco tiempo, entre una gran abundancia de aclamaciones, no hay manera de hacerle justicia a Venecia.

Debido a las limitaciones físicas de mi madre, fuimos por primera vez a Venecia por sólo tres días , una visita que se suponía ser liviana . Nos alojamos en el hermoso Hotel Amadeus, a poca distancia de la estación de tren Santa Lucía para continuar después en camino a Roma. Su ubicación privilegiada en el centro de Venecia, hacen de este hotel único, estando cerca del Gran Canal, desde donde se puede caminar a las atracciones principales, como al barrio judío, al Casino de Venecia, al Puente de Rialto y a la Piazza de San Marcos. Estábamos en la estación de otoño en la que hubieran menos turistas; muchos jóvenes todavía disfrutaban del aire libre, aparcados sobre sus múltiples puentes, o socializando en amplias plazas. En una ocasión tuvimos una pequeño almuerzo en el elegante Café Florian, abierto desde el siglo XVIII en la Plaza de San Marcos. En este lugar, fuimos acompañados por el hermoso sonido de una orquestra sinfónica al aire libre. Este fue también la comida más simple y costosa que jamás hallamos tenido en nuestras vidas, pero valió la pena: una experiencia verdaderamente inolvidable. Después caminamos por las calles y callejones laberínticos para admirar los espacios íntimos y fachadas exuberantes . Luego también tuvimos tiempo para ir en bote a la Bienal de Venecia : La 48 ª Exposición Internacional de Arte en los Giardini di Castello , en la parte oriental de la ciudad , con capacidad para 88 pabellones , entre ellos estaba el Pabellón de Venezuela. Al final, en tránsito de Roma a Venezuela, mientras esperábamos el vuelo de mi madre, ella me pidió acercarme a ella frente a una pared de espejos y me dijo: de esta manera nos recordaremos siempre.

Ricardo Morin 04/14/14